Policía en Costa Rica desarticula a organización de tráfico ilícito de migrantes, en su mayoría eran nicaragüenses

La Policía Profesional de Migración de Costa Rica, bajo la dirección funcional de la Fiscalía Adjunta Contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes y el apoyo de la Policía de Fronteras, realizó 3 allanamientos en Upala, desarticulando una organización criminal dedicada al Tráfico Ilícito de Migrantes.

"Durante la investigación se logró detectar un total de 51 personas migrantes que fueron traficados por la red criminal" dice una nota de las autoridades en Costa Rica.

La mayoría de personas objeto del delito son de nacionalidad nicaragüense, así también como de nacionalidad cubana, "personas con un estatus legal en el país que ostentaban la categoría migratoria de residentes o solicitantes de refugio, quienes contaban con impedimento de ingresar o egresar, quienes además viajaban con personas menores de edad" explica la nota.

La organización criminal aprovechaba la vulnerabilidad de los migrantes, cobrándoles desde los 100 hasta los 200 dólares por persona, movilizándolas a través de distintas rutas de ingreso y egreso al territorio costarricense, como la Trocha, Las Tablillas o la zona del Delirio en Upala.

Las personas migrantes iniciaban su recorrido con la organización desde Managua, Rivas, Colón y Cárdenas, y desde esta última localidad, eran alojados y ocultados para ser movilizados en autobús hacia Colón. Desde allí, miembros de la agrupación los esperaban para ingresarlos a Costa Rica por puestos no habilitados, evadiendo los controles policiales. 

La policía en Costa Rica detuvo a 10 personas  de apellidos Gómez, Gómez Obregón, García Aguilar, Torres Gutiérrez, Mungrillo Córdoba, López Ruiz, López Rodríguez, Bolaños Flores, Acevedo Herrera, Arriola López, detenidas tanto en los allanamientos como en vía pública, sumando además a cuatro personas aprehendidas este 2020 relacionadas con la organización.

                                    

La investigación, que inició en Marzo 2020, demostró que este grupo criminal era liderado por tres de los detenidos, dividiendo los sectores de la zona para las actividades ilícitas: por Las Tablillas y Upala, García Aguilar conocido como Ajillo o Pata, y el sector de la Trocha un sujeto de apellidos Gómez, así como su hijo Gómez Obregón.

Los integrantes actuaban conjuntamente, bajo una clara distribución de funciones, con el objetivo de ingresar, alojar, ocultar y transportar a las personas objeto del delito utilizando diferentes medios de transporte.

Ante los controles que implementaron las autoridades en las fronteras para evitar el contagio del coronavirus, esta organización movilizó sus operaciones, alojando, ocultando y transportando a los migrantes desde Upala, así como otros sectores de la frontera norte.

Los detenidos usaban viviendas de seguridad para el resguardo de los migrantes, además contaban con personas exclusivas para labores de contra inteligencia. Una vez que los extranjeros lograban entrar a territorio nacional de manera ilícita, eran trasladados hasta la capital por las personas que García y Gómez designaran para ello.

“Estas detenciones son resultado de las acciones policiales que se han mantenido en la zona norte, tanto preventivas, evitando el ingreso irregular de personas migrantes, como represivas, con la detección y rechazo por ingreso por paso no habilitado. Mantendremos estas acciones y no nos detendremos en la lucha contra el delito del tráfico lícito de migrantes”, señala Alonso Soto, Subdirector de la Policía Profesional de Migración. 

Los ahora imputados fueron trasladados hasta el Juzgado Penal de Los Chiles para el trámite correspondiente.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ