“Los discursos que a toda costa buscan la uniformidad no unen, sino que anulan y someten", dice Monseñor Báez

“Es una palabra soberana y omnipotente, pero que nunca se impone ni atenta contra la identidad de las cosas y la libertad de los seres humanos”, expresó Monseñor Silvio Báez en su homilía esta navidad.

Báez manifestó que “las palabras que intentan imponerse por la fuerza arrebatan la libertad”, en referencia a los regímenes autoritarios que oprimen a los pueblos que alzan su voz a favor de la libertad.

El religioso compartió su mensaje en relación al versículo bíblico (Juan 1:1) que señala que “En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios” por eso señaló que las palabras que intentan imponerse por la fuerza arrebatan la libertad.

“Los discursos que a toda costa buscan la uniformidad no unen, sino que anulan y someten. La Palabra de Dios, en cambio, es fuente de vida y de libertad, principio de comunión en la distinción”, manifestó.

LEER MÁS: UNAB pega calcomanías en 46 municipios del país, exigen libertad para presos políticos

Según Báez, Jesús (La Palabra) nació para mostrarnos el amor de Dios e invitó a la feligresía a no “desanimarse” frente a las dificultades.

“La Palabra eterna nació como un niño que no sabe hablar para enseñarnos que cuando Dios parece callar es que nos está hablando de otra manera.  Nació llenando de luz la noche para que no nos desanimemos ante las dificultades y los fracasos (...) Ha nacido pobre para mostrarnos el amor de Dios por los pobres y enseñarnos a acogerlo en quienes lloran o viven en soledad, en quienes están privados de libertad o pisoteados en su dignidad”, dijo el Obispo Auxiliar de Managua.

LEER MÁS: COSEP rechaza confiscaciones contra medios y ONG que provocan inseguridad jurídica en Nicaragua

El religioso, expresó que desde que Dios se hizo hombre, todo lo humano se vuelve sagrado y divino. 

“Cuando no somos respetuosos de la dignidad humana, pisoteamos a Dios. Cuando hacemos del poder y del dinero ídolos que esclavizan y exigen sacrificios humanos, profanamos el santo nombre de Dios que se ha hecho hombre. Nuestra fe nos impone la exigencia de hacernos también nosotros cada día más humanos y respetuosos de la dignidad de las personas”, finalizó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ