Monseñor Báez llama a cuidar instituciones sociales y políticas para liberarlas de la "enfermiza ambición de poder"

Captura de pantalla

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua exhortó a la feligresía "cuidar" de las instituciones sociales y políticas para liberarlas de la "enfermiza ambición de poder y del vidio de la corrupción". Báez valoró los cuidado que dio María, madre de Jesús, desde su concepción hasta su crucificción. Ese esmero de María, es el mismo que aconseja Báez, seguir para cuidar a la sociedad.

"En el cuidado de la sociedad estamos todos implicados. No podemos ser indiferentes ante ideologías y poderes que someten al ser humano y lo privan de sus libertades, condenando a la pobreza y al dolor a pueblos enteros. Este año será mejor si cuidamos nuestra sociedad a través del compromiso noble y valiente por construir relaciones más justas e instituciones más democráticas. El nombre social del cuidado es solidaridad y su fruto es la libertad y la justicia", expresó el obispo durante su primera homilía de año nuevo.

Así mismo pidió cuidar también de la naturaleza porque de lo contrario "se puede volver contra nosotros con virus aún más dañinos". 

Leer más: Monseñor Báez: "el mundo de la mentira y la maldad no soporta a los profetas que anuncian la verdad de Dios"

"Es importante que desde el inicio del año tomemos conciencia de las consecuencias benéficas o maléficas de nuestros actos. Dios nos bendice y nos auxilia, pero la vida y la muerte están en nuestras manos. Este año será mejor si nos cuidamos y cuidamos de los demás y del mundo, como la Virgen cuidó de Jesús, dándole su tiempo y su corazón con ternura y amor desinteresado" agregó Báez.

                                                  

El obispo quien celebra misa desde la Iglesia Santa Agatha de Miami, destacó la llegada de los pastores a Belén donde sobresale la figura de la madre del niño que no vivía nada en soledad "todo lo vivía delante de Dios. 

Siga leyendo: “Los discursos que a toda costa buscan la uniformidad no unen, sino que anulan y someten", dice Monseñor Báez

"Este es el secreto para no ser víctimas del miedo ni de la amargura. Este es el camino para vivir plenamente, sin ser indiferentes ignorando la realidad y sin estar llenos de amargura luchando para olvidar. Se trata de hacer que todo en la vida se vuelva silencio y oración en el corazón. Y Dios que cuida de nosotros, nos bendecirá, nos consolará y nos ayudará siempre. Del corazón pacificado y orante brota límpida una vida nueva y gozosa" expresó.
 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ