Francisco Bautista Lara es destituido como embajador en el Vaticano

El dictador Daniel Ortega mediante un decreto presidencial destituyó al ex subdirector de la Policía Nacional, Francisco Javier Bautista Lara como embajador de Nicaragua ante la Santa Sede, luego de cinco meses en el cargo. Esta es la segunda movida diplomática del régimen en El Vaticano en siete meses según reportó el medio digital Despacho 505.  

Lara fue el embajador que presentó ante el Papa Francisco una imagen de la Virgen María modificada utilizando colores psicodélico como lo que utiliza la sancionada vicepresidenta Rosario Murillo.

Recucerde Leer: Rosario Murillo cambia la imagen de la Purísima por una con ropa estilo psicodélico

Este viernes  mediante el Acuerdo Presidencial 30-2021 en La Gaceta, Diario Oficial, Ortega dispone: “Dejar sin efecto el nombramiento del compañero Francisco Javier Bautista Lara en el cargo de Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República de Nicaragua ante la Santa Sede, contenido en el Acuerdo Presidencial 96-2020 del 28 de agosto”, indica.

La orden fue dada el pasado tres de febrero y entró en vigencia desde esa fecha. 
 
Bautista Lara, fue fundador de la Policía Sandinista en 1979 tras el derrocamiento de la dictadura de Anastasio Somoza, había reemplazado en el cargo a Karol Suyén Paguaga Estrada, quien fue destituida en julio del año pasado tras 46 días en el cargo.

Lea Además: Sátira a Rosario Murillo tras cambiar imagen de la Purísima con ropa estilo sicodélico

El exsubdirector de la policía durante su gestión como embajador ante la Santa Sede, logró tener una audiencia con el papa Francisco durante la presentación de sus cartas credenciales el 12 de octubre de 2020.  Sin embargo, este único encuentro generó controversia por el regalo oficial entregado al Papa que fue rechazado por miembros de la Iglesia. 

                                                        

Las relaciones diplomáticas entre Nicaragua y la Santa Sede han estado marcadas en los últimos tres años por llamados de parte del Vaticano al cese de la represión en el país, la liberación de los presos políticos y el cese de hostigamiento hacia miembros de la jerarquía católica.  

El papa Francisco condenó el “ataque terrorista” perpetrado el 31 del año pasado en la Catedral de Managua, que quedó impune tras las investigaciones policiales que concluyeron que se trató de un “accidente”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ