Monseñor Báez: El sectarismo, la división y la descalificación dañan profundamente la convivencia

En su homilía de este domingo 14 de febrero Monseñor Silvio Báez hizo alusión al acto de amor que realizó Jesús al momento de limpiar y sanar a un leproso, sin importar romper la ley y los prejuicios de los fariseos acerca de la impureza de los leprosos y señaló que somos los mismos seres humanos quienes señalamos y condenamos a los demás dañando la convivencia.

“Somos los seres humanos los que levantamos barreras, señalamos con el dedo, apartamos a unos y acogemos a otros. El sectarismo, la división y la descalificación dañan profundamente la convivencia. La sociedad es más sana cuando se rompen las distancias y aprendemos a escucharnos y a acogernos con respeto. Una sociedad dividida en puros e impuros, en intachables y manchados, no tiene futuro” destacó el religioso. 

Lea Más: Rosario Murillo se describe: "pacotilla, forajidos, saqueadores no tienen cabida para seguir robando"

Asimismo, destacó que el mundo sería mejor si nos abriéramos a la amistad.

“Hay incluso grupos enteros que son marginados por la sociedad y excluidos por la religión, a quienes vemos con desprecio y no dudamos en condenar. El mundo será mejor si abrimos caminos de amistad y de cercanía con todas las personas. Cada vez es más necesario superar la intolerancia y dejar de vivir continuamente a la defensiva. No podemos vivir aceptando solo a quienes son como nosotros y piensan como nosotros. No podemos pretender arreglarlo todo tachando de “leproso” a quien es diferente o piensa distinto, para luego ignorarlo, excluirlo o marginarlo” manifestó Báez.

LEER MÁS: Rosario Murillo amenaza con enjuiciar a familia Chamorro y los tilda “casta aprovechada”

                                                     

Por tal razón asegura que “si nos dejamos “tocar” por Jesús, también nosotros podremos salir de nuestros miedos y egoísmos para “tocar” la vida de los demás con respeto y amor. Si nos dejamos “tocar” por Jesús podremos superar los prejuicios y romper las distancias que nos separan de quienes son distintos o están lejos de nosotros. Si nos dejamos “tocar” por Jesús podremos tender la mano y abrir el corazón para compartir, servir y hacer más llevadera y digna la vida de todos”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ