Reaparece Daniel Ortega acompañado de sus funcionarios sancionados

Tras 40 días ausente, reapareció el dictador Daniel Ortega acompañado de funcionarios sancionados, entre ellos, la vicepresidenta Rosario Murillo, el Jefe del Ejército Julio César Avilés, el Jefe de la policía sandinista Francisco Díaz y el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, todos, sancionados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por violaciones a derechos humanos y actos de corrupción en Nicaragua.

En el acto del 87 aniversario de la muerte del General Augusto C. Sandino, Ortega depositó una ofrenda floral en el Mausoleo de los Héroes de la Plaza de la Revolución, pero no ofreció ningún discurso. 

LEER MÁS: Alta Comisionada recomienda a Daniel Ortega entablar diálogo con oposición y liberar a presos políticos

Se espera que el próximo lunes, Daniel Ortega realice un acto nacional en homenaje a Sandino.

La sancionada vicepresidenta Rosario Murillo se refirió a Estados Unidos como el “imperio” que sigue amenazando a los nicaragüenses “Aquí estamos viviendo el legado, el patrimonio heroico del deber de ser patriota que nos dejó Sandino (...) es un día emocionalmente complejo en términos del dolor, que todavía sentimos ante la tracción y fechorías de un imperio que sigue amenazando al mundo, el dolor que todavía sentimos de tanto nicaragüense que han sido sacrificados por la avaricia, por el odio, pero también sabemos que hemos sabido y sabemos luchar, defender nuestros valores, nuestros principios con fe, con confianza en Dios, con certezas”, dijo.

Sandino (1895-1934), líder nacionalista, encabezó un ejército irregular que luchó contra la ocupación de tropas estadounidenses en Nicaragua entre 1927 y 1934.

LEER MÁS: Similitudes entre somocismo y orteguismo

Además inspiró al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), fundado en 1961, y la Revolución Popular Sandinista implantada por los nueve comandantes que gobernaron ese país de 1979 a 1990, encabezados por el actual presidente Daniel Ortega.

Fue asesinado el 21 de febrero de 1934, emboscado por la Guardia Nacional que dirigía Anastasio Somoza García, tras cenar con el entonces presidente, Juan Bautista Sacasa, y el propio Somoza en la Loma de Tiscapa, en Managua, antigua sede de la Presidencia.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ