Joven exiliada en Noruega a punto de ser deportada, teme regresar a Nicaragua

Michell Tapia Quezada es una joven nicaragüense del departamento de Carazo Nicaragua que por motivos de asedio, por parte de fanáticos sandinistas y paramilitares tuvo que exiliarse en 2019, pues había participado en diferentes actividades en contra del régimen de Daniel Ortega en los municipios de Jinotepe, Diriamba, y San Marcos. Tapia se encuentra a punto de ser deportada de Noruega y tiene razonables temores de regresar a su ciudad conocida como la "tierra de los paramilitares" dijo a 100% Noticias.

“Soy una joven más en el exilio, una estudiante más que tuvo que dejar Nicaragua forzadamente. Me exilié en Noruega a finales noviembre del 2019 después de más de un año de soportar el hostigamiento, el acoso y las amenazas de los paramilitares de Carazo y vecinos CPC” señala la joven exiliada.

Lea Más: Testigos incongruentes en juicio del preso político Ernesto Gutiérrez "Tikay" de Masaya

Tapia Quezada asegura que a ella y a su familia la conocen como opositora al dictador Daniel Ortega, desde siempre y señala que “tras mi participación y la de otro miembro de mi familia en las protestas de 2018 los sandinistas nos dieron el seguimiento, algo muy de ellos, sobre todos en este pueblo donde prácticamente es la cuna de paramilitares de Carazo, desde San Marcos salían a asesinar a nuestros hermanos de Jinotepe y Diriamba” asegura Michell. 

Además manifestó que fue amenazada de muertes “en San Marcos en una ocasión me amenazaron de muerte y dijeron que me iban a matar, para el tiempo de las protestas era estudiante en Keiser University en San Marcos. Por otro lado, la embajada de Taiwán me había otorgado una beca y ya hasta me habían aceptado las universidades, pero por razones políticas después solo me notificaron que se había cerrado el programa, al igual que le pasó a otros 14 estudiantes. Estas becas le fueron otorgadas a simpatizantes Sandinistas” explicó Tapia.

Lea También: Declaran culpable al preso político Bryan Cornejo

Asimismo, la joven explicó que una ocasión simpatizante de régimen de Daniel Ortega dejaron una manta en la que señalan que la tienen vigilada y marcada con la palabra "PLOMO".

                                                 

“Aquí en Noruega he entregado fotos, y videos de acoso a mí, y a mi familia, pero no han considerado tales pruebas suficientes ya que indican que el hecho que a uno sea arrestado o intimidado no significa que te van a matar y también dicen que no tengo un perfil mediático alto como para llamar la atención. Me han negado la protección prácticamente 4 veces, estoy al borde de la deportación” agregó Michell muy preocupada.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ