Realizan audiencia de apelación del caso de la periodista Kalua Salazar

La mañana de este martes se realizó la audiencia de apelación del caso de la directora de prensa de Radio La Costeñisima, Kalua Salazar quien fue sentenciada a pagar 300 días multas por el supuesto delito de calumnia. Esta audiencia era para que las partes expusieran sus  argumentos y la judicial podría resolver en 10 días según mencionó el abogado defensor de la comunicadora Roberto Funes de Acción penal.

“Fue una audiencia especial para debatir los agravios presentados en el caso de mi defendida, (...) y de forma oral se debía expresar en qué consistían esos agravios que le causó la sentencia condenatoria  dictada por la juez local penal de este ciudad que condenó a mi representada a una pena de días multas. En ese sentido nosotros nos oponemos a que se cumpla esta sentencia puesto que ella no cometió el delito del cual se le pretende imputar, sencillamente ella solo estaba ejerciendo su labor periodística” señaló Funes.

Lea Más: PCIN acompaña a jefa de prensa de La Costeñísima Kalúa Salazar acusada por sandinistas de injurias y calumnias

De igual manera Salazar manifestó que este caso dio un giro político, “toda este situación que los periodistas nos hemos visto envuelto, situaciones judiciales mas que todo se ve claro, lo que quieren es mandar un mensaje a través de la represión a los periodistas por hacer únicamente nuestro trabajo. Todo el mundo sabe que esto inició por una denuncia ciudadana, que es lo que hizo el poblador que dio la denuncia, exigirle a la alcaldía que le rinda cuentas de los impuestos que paga la población… el juicio tomó un giro político porque ahora están afectando a un periodista que es en mi caso lo único que hice fue abrirle el micrófono al poblador que necesitaba hacer esta denuncia pública, pero no solo un giro político sino también de amenazas e intimidación” destacó la comunicadora de Radio La Costeñisima.

                                           

Asimismo Kalua denunció el asedio policial que es todos los días en su domicilios “son visitas diarias que recibo de la patrulla que llega  a las afuera de mi casa enciende la sirena, comienzan a hablar a gritar… están al tanto de mi familia de mi horario de entrar y salida que hasta saben el nombre de mis hijas, porque ese día la niña estaba llorando dentro de la casa nosotros vivimos muy cerca de la calle y uno de los policías dijo el nombre mi hija le dijo cállate no estés llorando” agregó Salazar.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ