Movimiento de mujeres María Elena Cuadra realiza Coloquio de trabajadoras y desempleadas en Nicaragua

Galería News

El movimiento de mujeres trabajadoras y desempleadas de Nicaragua, María Elena Cuadra, con el objetivo de visibilizar a las mujeres que laboran en un contexto misógeno que violenta sus derechos laborales, humanos y familiares, realizó el XXIII Coloquio de mujeres trabajadoras y desempleadas: Misoginia y todas las formas de violencia contra las Mujeres.

“Desde 1994 el Movimiento de mujeres trabajadoras y desempleadas de Nicaragua ha focalizado su trabajo y programas de atención legal y psicosocial hacía mujeres nicaragüenses trabajadoras de zonas francas, asistentes del hogar, mujeres campesinas y otros grupos de mujeres trabajadoras en desigualdad"  explica parte de la nota de prensa.

Lea Además: Líder indígena busca ayuda para una aldea devastada por Eta e Iota en Nicaragua

De igual manera menciona que hasta el año 2021, en Nicaragua existen 192 empresas textiles adscritas al régimen de zonas francas, ubicadas principalmente en los municipios de Managua, Tipitapa, Ciudad Sandino y Carazo, empresas que emplean a más de 140 mil colaboradoras/es en distintas zonas del país.

                                                          

“Desde el Movimiento María Elena Cuadra, se ha identificado la prevalencia de una serie de trastornos músculo esqueléticos en la población trabajadora de la maquila, producto de las largas y continuas horas de trabajo que exigen a las mujeres mantener posturas inadecuadas que a largo plazo afectan y dañan el sistema óseo: columna, huesos de las manos y piernas, dolencias que terminan por deformar sus cuerpos, convertirlas en trabajadoras deshabilitadas y en candidatas seguras del desempleo a temprana edad" informaron.

Recuerde Leer: Unicef alerta sobre el olvido en el Caribe de Nicaragua, azotada por dos huracanes

Asimismo, destacan  “una denuncia que el MEC fundamenta con el libro y la galería fotográfica “Sobrevivir a la maquila” un compendio de historias de mujeres víctimas de trastornos músculo esqueléticos quienes con valentía relatan cómo fue su vida dentro de las maquilas nicaragüenses, visibilizando a una industria violenta y misógina que usa los cuerpos y las fuerzas de trabajo femenina como objetos de desecho” agregan.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ