Monseñor Báez: “Las personas egoístas generan desconfianza, difunden desaliento y provocan divisiones”

Monseñor Silvio Báez expresó que las personas egoístas generan desconfianza, difunden desaliento y provocan divisiones, por eso invitó a la feligresía a asumir el estilo del amor de Jesús que transforma y deja frutos en la vida de otros. 

El religioso se refirió a la parábola del grano de trigo que cae en tierra fértil y lleva muchos frutos, “El que ama su vida la perderá; pero el que odia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna” (Jn 12,25). 

“Quien vive encerrado en sí mismo, acaba perdiéndose; quien se abre a los demás, genera más vida. Quien orienta su existencia sólo en función de sus propios intereses, tendrá una vida mediocre y estéril. La verdadera muerte no es la muerte física, sino la muerte de quien se resiste a acoger a los demás y a gastar su vida en el amor. Quien vive con una actitud abierta y generosa hacia los otros, difunde vida, irradia alegría y ayuda a vivir. La vida se vuelve más fuerte, cuando se entrega”, manifestó Báez.

LEER MÁS: Eurodiputados demandan a Joseph Borrell acciones concretas para elecciones transparentes en Nicaragua

En su homilía, Monseñor Báez señaló que una sociedad fraterna y justa no se puede construir con personas cerradas y egoístas que solo piensan en sí mismas y en sus intereses. 

“Las personas egoístas generan desconfianza, difunden desaliento y provocan divisiones. Las sociedades justas se construyen con personas abiertas, desprendidas y generosas. Quien es abierto y generoso se vuelve atrayente, irradia esperanza y genera comunión” indicó.

SEGUIR LEYENDO: Las discrepancias de la oposición nicaragüense proyectan una pobre imagen

El religioso invitó a la feligresía a asumir el estilo del amor de Jesús que transforma y renunciar a los intereses propios. “Vivir según el estilo del Crucificado significa saber perder por amor y estar dispuestos a renunciar a las propias pretensiones y proyectos por el bien de todos. La vida es fruto del amor y solo brota en la medida en que nos olvidamos de nosotros mismos y buscamos el bien de los demás. Jesús nos invita a asumir con confianza su mismo estilo de amor, el estilo de la semilla de trigo que cae en tierra y muere para dar fruto, el estilo de amor del Crucificado”, dijo.

LEER MÁS: Minsa consuma ocupación ilegal en Popol Na, y reutilizan mobiliario robado a 100% Noticias

Báez concluyó su homilía con la cita bíblica “El que quiera servirme, que me siga, y donde yo esté, allí estará también mi servidor. Si alguno me sirve, el Padre lo honrará” (Jn 12,26).

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ