Herederos de la Dinastía, así titula El País reporte sobre los hijos de Daniel Ortega

Los hijos de los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo viven en una “cárcel de oro” porque ni siquiera tienen la libertad de comprar un pasaje de avión sin el permiso de sus padres, especialmente el Rosario Murillo, así lo destaca El País, en un reportaje especial por los periodistas Wilfredo Navarro y Lorena Arroyo.

Fuentes allegadas a la familia, al sandinismo y extrabajadores de El Carmen hablaron con EL PAÍS bajo el anonimato, coincidieron en que los hermanos viven en una especie de “cárcel de oro” “La gente construye en estos muchachos imperios de papel. Sí es cierto que acumulan millones y son dueños de diez mil cosas, pero te puedo asegurar que no tienen el control de nada”, le dice a EL PAÍS.

LEER MÁS: Los costosos pasatiempos de los hijos de Daniel Ortega y Rosario Murillo que paga el Estado de Nicaragua

Otra fuente allegada a la familia expresó “Cuando se dice que son millonarios, sí son, pero son usados. No es que mañana Juan Carlos pueda irse con Xiomara a vivir a Miami o a Suecia… No, absolutamente no. Tienen una cárcel de oro. Son cautivos. Son parte de un imperio en el cual no tienen voz ni voto”, asegura a El PAÍS

Control

En el reportaje especial, El PAÍS señala que desde la insurrección cívica en abril 2018, Rosario Murillo ejerce control absoluto sobre sus hijos a través de Sandra Guevara, una vieja colaboradora del matrimonio desde la revolución sandinista, se convirtió en una especie de institutriz encargada de las finanzas de los hermanos Ortega Murillo. “Ella es quien compra boletos de avión, paga las tarjetas de crédito y aplica el control ordenado por Murillo”, describió la fuente familiar.

La misma fuente dijo a EL PAÍS que la vicepresidenta quiere controlarlo todo en El Carmen. “Para darte una idea: imagínate que ella decide hasta la contratación de las nanas de los nietos. Ese nivel de concentración que vemos a nivel del país también está dentro de El Carmen”, explica.

Según el reconocido medio de comunicación, el control se evidencia en que siete de los hijos de Daniel Ortega viven en El Carmen, casa confiscada al banquero y ex vicepresidente Jaime Morales Carazo. Al llegar al poder, Ortega Murillo se amplió hasta que engulló varias cuadras a la redonda, entre ellas siete casas ajenas, calles y un pequeño estadio en el que Ortega salía a ejercitarse cada mañana antes de regresar al poder en 2006.

“Dentro de sus paredes habitan siete de los hermanos Ortega Murillo con sus respectivas familias en distintos departamentos, bajo la vigilancia de la vicepresidenta. Cuando estallaron las protestas en 2018, alrededor de El Carmen se instalaron barricadas con francotiradores que aún se mantienen al día de hoy. Fue cuando la madre del clan ordenó el confinamiento que, durante el primer trimestre de 2020, empalmó con la pandemia de covid-19. Cuando las esposas y los hijos de los hermanos Ortega Murillo comenzaron a sentirse asfixiados por el encierro, la vicepresidenta ordenó instalar juegos infantiles y clases de zumba matutinas para dar un alivio a la familia” afirman las fuentes consultadas a EL PAÍS.

SEGUIR LEYENDO: Ortega Murillo S.A.

El analista político, Oscar René Vargas, dijo a EL PAÍS que los hermanos Ortega Murillo cumplen funciones bajo una “lógica monárquica”. “Es como la hija de Felipe en España ahora: la envían a hacer discursos para reforzar la legitimidad de la monarquía, pero en la práctica no manda nada. Algo parecido sucede con estos muchachos”, dijo

LOS HEREDEROS

Los hijos más visibles, que se proyectaron públicamente al amparo de sus hobbies, han asumido en los últimos años papeles más políticos y administrativos de acuerdo con sus perfiles.

Laureano “es un hombre elegante. Viste trajes finos, chequea la hora en un Rolex y tiene una conexión directa con Italia debido a su amor por la ópera. fue uno de los principales interlocutores con el misterioso empresario chino Wang Jing, quien, junto con el presidente Ortega, prometió la construcción de un canal interoceánico en Nicaragua que no llegó a ningún puerto”

LEER MÁS: Departamento del Tesoro de EEUU sanciona a Juan Carlos Ortega Murillo por lavar dinero

Juan Carlos es director de Difuso Comunicaciones y es el hijo más activo en redes sociales, en las que pregona consignas sandinistas, condena al capitalismo y a Estados Unidos, en un calco de los discursos políticos de su padre. “En 2019, el joven lanzó el “Movimiento Sandinista 4 de Mayo” conformado por sus amigos cercanos”.

Camila Ortega Murillo, directora de Nicaragua Diseña, es la imagen de la hija hacendosa, atenta con su madre, a quien asiste en todos los actos públicos. Ella es la sombra de la vicepresidenta Murillo, presente en casi todas las actividades partidarias y de Gobierno como “asistente de confianza”. Según extrabajadores de El Carmen a EL PAÍS “Se encarga de cierto manejo doméstico. Ella es la que define las inversiones de las actividades o fiestas”, dice

Los otros hijos de la pareja presidencial que residen en El Carmen son Carlos Enrique, Daniel Edmundo, Maurice y Luciana. Aunque no son caras tan conocidas tienen bajo su responsabilidad la dirección de los canales de televisión 13, 2 y 4.

Maurice Ortega Murillo dirige Canal 13 con sus hermanas Camila y Luciana, y está a cargo de los despliegues audiovisuales en los actos públicos de sus padres. 

Daniel Edmundo es el primogénito de Ortega y Murillo y dirige, también al margen de la exposición pública, Canal 4, uno de los primeros canales del sandinismo. Carlos Enrique, conocido como ‘Tino’, es hijo únicamente de Murillo, Ortega lo adoptó. La menor es Luciana, una muchacha nacida en 1989 que orbita alrededor de su hermana Camila.

Rafael Ortega Murillo, mejor conocido como Payo, es el que más independencia tiene de los hermanos de la pareja presidencial. No solo porque es el único que vive fuera de El Carmen y por lo tanto más alejado del control de su madre, sino por el giro de sus actividades. Payo es hermano de padre y madre de Zoilamérica, quien en 1998 denunció a su padrastro por abuso sexual y que, tras denunciar la “persecución” de su madre, vive exiliada en Costa Rica desde 2013.

Tomado de EL PAÍS 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ