Báez: “hay pueblos que sufren “hemorragias” a causa de tiranías irracionales que los oprimen”

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez, manifestó que hay pueblos que sufren “hemorragias” a causa de tiranías irracionales que los oprimen, en referencia al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo que reprimen y encarcelan injustamente a las voces disidentes en el país.

Báez se refirió al pasaje bíblico que retrata la historia de una pobre mujer enferma, quien desde hacía doce años padecía una incurable hemorragia vaginal. Según las reglas de pureza de la ley de Moisés, se encontraba en un estado de “impureza” ritual a causa de sus pérdidas de sangre, lo cual la obligaba a vivir en soledad, excluida de la familia, de la sociedad y de la religión.

LEER MÁS: "Régimen de Nicaragua es como una serpiente": congresista de EE. UU.

Para el obispo, al igual que esa mujer que sufre, hay pueblos que sufren “hemorragias” a causa de tiranías irracionales que los oprimen “Estos pueblos se van desangrando poco a poco, empobreciéndose, perdiendo libertad, dignidad y futuro. Estemos atentos, porque uno de los mayores riesgos es acostumbrarnos a la opresión que desangra a los pueblos”.

El religioso llamó a los creyentes a no acostumbrarse a la represión, violencia e injusticia o “hemorragias” que atropellan los derechos humanos.

“Siempre existe el riesgo de ir aceptando lo que sucede como parte de una triste normalidad. Podemos llegar a pensar, incluso, que no es posible hacer nada. No nos acostumbremos a las “hemorragias” sociales. No aceptemos como normal la represión, la violencia y la injusticia”, manifestó.

SEGUIR LEYENDO: Daniel Ortega celebrará el 42 aniversario de la revolución sandinista con guerrilleros disidentes tras las rejas y exiliados

Según Monseñor Báez, como esta mujer del evangelio, los pueblos deben dejar de “sangrar, levantarse de su postración y buscar nuevos horizontes de libertad y justicia. Jesús nos asegura que Dios lo quiere y no dejará de darnos esperanza y comunicarnos su fuerza”

Al mismo tiempo, Báez, llamó a los fieles a no perder la esperanza en Jesús que está dispuesto a salvar de la destrucción al ser humano, incluso más allá de la muerte física.

“Cada día Jesús repite sobre cada criatura, sobre cada pueblo, sobre cada uno de nosotros, susurrándonos en el corazón aquellas antiguas y misteriosas palabras en arameo: Talita Kum: levántate, florece, revive, resplandece. Eso es lo que Dios quiere y espera de nosotros: que seamos libres y que vivamos con dignidad y para siempre”, expresó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ