Presas políticas en Nicaragua: ¿Qué sabemos?

El Gobierno de Nicaragua mantiene detenidas a 10 mujeres consideras “presas políticas” en las cárceles del país sin informar a sus familiares sobre su condición dentro del sistema.

Tras el estallido de la crisis sociopolítica en Nicaragua en mayo de 2018, la cifra de los considerados presos políticos en el país ha variado continuamente, y hasta mayo de este año 112 personas permanecían detenidas, entre ellos tres mujeres.

Sin embargo, el Gobierno incrementó la presión contra los opositores capturando en los últimos meses a 26 líderes sociales, activistas políticos y empresarios, y de este grupo siete son mujeres.

En total, las autoridades mantiene retenidas a 10 mujeres consideradas "presas políticas", ocho de ellas dentro del Sistema Penitenciario La Esperanza y la Dirección de Auxilio Judicial, mejor conocida como el Chipote, lo que genera serias preocupaciones entre sus  familiares ya que muchos desconocen su situación actual y ni siquiera se han podido comunicar con ellas desde el momento en que fueron detenidas.

LEER MÁS: Ola de arrestos en Nicaragua empuja al exilio a opositores y profesionales

Ana Lucía Álvarez Vijil, sobrina de Ana Margarita Vijil y hermana de Tamara Dávila, ambas presas políticas capturadas hace más de 30 días, dijo a la Voz de América que existen muchas condiciones particulares que elevan el riesgo al que se encuentran expuestas las mujeres dentro del sistema carcelario del país.

"Las principales preocupaciones es que las mujeres podemos sufrir violencias particulares, sobre todo violencia y agresión sexual. En el caso de las mujeres que están en el Chipote, no las hemos podido ver, no sabemos en qué condiciones están, no sabemos si están con ventilación, no sabemos si han podido comer, nos da pavor que las hayan violado,  porque además sabemos que el Chipote y los centros penitenciarios del país son centros de tortura".

Según el mecanismo para el reconocimiento de personas presas políticas, de estas 10 detenidas, tres de ellas, María Sánchez, Carla Escobar, y Julia Hernández han sido ya condenadas en el Sistema Penitenciario de Nicaragua.

Mientras, Cristiana Chamorro está siendo procesada y seis activistas políticas, entre ellas la exguerrillera Dora María Telléz y la exprimera dama María Fernanda Flores de Alemán, están detenidas.

SEGUIR LEYENDO: Familiares de presos políticos denuncian insalubridad, falta de atención médica y torturas

Lucía Pineda Ubau, expresa política que vive en el exilio en Costa Rica, compartió con la VOA las dificultades que se enfrentan en las cárceles de Nicaragua.

"Ser presa política en Nicaragua es duro, es muy duro, porque en algunos momentos ha habido tortura psicológica, física. El hecho de estar ahí dentro de una cárcel siendo uno inocente es una tortura psicológica, los interrogatorios son a cada momento, cuanto te llevan dentro del Chipote, por lo menos a mí me tocaron en una semana más de 30 interrogatorios".

La mayoría de las detenidas son investigadas por el delito de "traición a la patria", mientras que a Cristiana Chamorro se le acusa de lavado de dinero y las que tienen más tiempo dentro del sistema penal fueron condenadas por portación de armas y tráfico de estupefacientes.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ