Confirman condena de 16 años de prisión a nicaragüense acusado de acuchillar a su pareja nica en Sevilla, España

El nicaragüense Francisco R.C.A. fue condenado a 16 años y medio de cárcel por intentar asesinar a su pareja de la misma nacionalidad a cuchilladas el 26 de julio de 2019 en Gelves, en la vivienda donde la víctima vivía y trabajaba cuidando a unas ancianas. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) confirmó la sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla, una resolución que confirma "íntegramente" los hechos.

La sentencia emitida el pasado 8 de julio, señala que el acusado fue condenado a 14 años de cárcel por el delito de asesinato en grado de tentativa con las agravantes de parentesco y de género, así como a dos años y medio más de prisión por un delito contra la intimidad con la agravante de parentesco. 

LEER MÁS: Miguel Mora cumple un mes secuestrado denuncia su esposa Verónica Chávez

Además, fue condenado a una multa de 3.240 euros, una indemnización de 86.129,17 euros en favor de la mujer y medidas de alejamiento. 

Según el tribunal, el acusado mantuvo una relación sentimental estable por ocho años con la agredida, una relación que inició cuando ambos vivían en Nicaragua, y que se mantuvo inicialmente una vez ella trasladó su residencia a Sevilla en 2018. 

Luego el condenado trasladó su residencia a España a finales de enero de 2019, "sospechaba" que la víctima "mantenía una relación sentimental con otra persona", pues ella "le había dicho que no quería continuar la relación con él, pero el procesado insistía en que le diera tiempo para que ella reconsiderara tal decisión".

La sentencia explica que el 25 de julio de 2019, el acusado "se apoderó" del teléfono móvil de la víctima, tras lo cual "movido por los celos y por el afán de controlar la vida" de ella, examinó los archivos hasta localizar "varias fotografías" de la mujer "en actitud íntima con otro hombre".

SEGUIR LEYENDO: Dictadura de Daniel Ortega copia música de artista internacional para campaña electoral

Según la sentencia, el 26 de julio de 2019 , el sentenciado concertó una cita con la víctima con el pretexto de que iba a llevarle el móvil extraviado, una vez en dicha vivienda, el acusado le reclamó a la víctima por supuesta infidelidad, tras lo cual extrajo de una mochila que portaba consigo "no el móvil que creía ella que le iba a dar, sino un cuchillo" con el que asestó a la mujer una primera puñalada en el tórax a la altura del corazón mientras gritaba que la iba "a matar". 

En la habitación entró otra empleada de hogar y la propietaria del domicilio, quienes sorprendieron al acusado "de rodillas, con un cuchillo con sangre en la mano" junto a su expareja, "que estaba en el suelo ensangrentada", momento en el que el condenado huyó arrojando en su fuga la mochila y el cuchillo. 

Horas después se entregó a la Policía Nacional, alegando durante el juicio que había "perdido la cabeza" y se le había "ido la pinza". La mujer agredida fue trasladada en ambulancia a un centro hospitalario, donde una cirujana cardiaca "evitó un desenlace fatal", logrando salvar su vida. 

El acusado interpuso ante el TSJA un recurso de apelación, pero fue desestimado por el Alto tribunal andaluz, que concluyó que el señalado ocultó el cuchillo frente a una víctima inerme, desprevenida y sin posibilidades reales de defensa, es un ejemplo de manual de la alevosía sorpresiva.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ