Daniel Ortega: los curas son hijos del demonio, no de Dios y ataca a LA PRENSA

Managua, 13 ago (EFE).- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, atacó este viernes al influyente diario La Prensa, el más antiguo del país, y lo acusó de "esconder" pruebas de lavado de dinero.

Durante un acto con ocasión del 41 aniversario de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua, el mandatario acusó a La Prensa de cometer delitos y prestarse "a lavar dinero y luego a esconder las pruebas".

Recuerde Leer:Daniel Ortega tiene "pelos en la mano" contra obispos dice William Grigsby, los acusan de "conspirar"

"Ahí se han encontrado", afirmó Ortega, quien luego aclaró que "no soy quien va a juzgar, eso le corresponde a la Policía, a la Fiscalía, al Poder Judicial".

                                                     

La Policía de Nicaragua informó este viernes que inició una investigación en contra de Editorial La Prensa Sociedad Anónima y sus directivos, por los presuntos delitos de defraudación aduanera, lavado de dinero, bienes y activos, en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad nicaragüense.

Las autoridades nicaragüenses informaron de que realizaron allanamiento y registro en las bodegas de Editorial La Prensa Sociedad Anónima, las cuales permanecen bajo custodia policial.

Minutos antes, el diario La Prensa, fundado en 1926, denunció que la Policía Nacional ocupó sus instalaciones y que "cortó el acceso a internet, la energía y apagaron todos los servidores dentro de La Prensa", el mismo día en que no circuló en su versión impresa, según informó en la víspera, debido a que el Gobierno, a través de la Dirección General de Servicios Aduaneros, mantiene retenido su papel.

ORTEGA: EL QUE CALUMNIA AL ESTADO, COMETE UN DELITO

"Decían que se habían quedado sin papel, que por eso no podía salir ese diario", continuó Ortega, restando credibilidad a la versión de La Prensa.

Recuerde Leer: Daniel Ortega: "el que ama busca a Dios, no necesita de fariseos", arremete contra Iglesia católica

"Cuando se miente de esa manera, cuando se calumnia al Estado, está cometiendo un delito", advirtió.

"El que calumnia, el que difama, va a la cárcel", añadió el mandatario.

Ortega dijo que hay que comenzar a investigar "realmente cuánto del papel que ha introducido (La Prensa) libre de impuestos, cuánto han dedicado para el periódico y cuánto para hacer negocio".

"El periódico es un negocio, el periódico no lo regalan, los anuncios no lo regalan. Deberían de pagar impuestos", agregó.

Según Ortega, La Prensa cada día circulaba en menos cantidad, "entonces todo ese papel (que han importado libre de impuestos), ¿en qué lo ocupan?, claro, en otras actividades o negocios, y eso es un delito".

La Prensa, que el pasado 2 de marzo cumplió 95 años desde su primera publicación, denunció en la víspera que "la dictadura", en alusión al Gobierno de Ortega, en el poder desde 2007, mantiene retenido su papel.

DEFINE QUIÉN ES NICARAGÜENSE Y QUIÉN NO

En otra parte de su discurso, Ortega descalificó a aquellos que se "apartan de la Constitución y las leyes, se convierten en enemigo de los nicaragüenses y están dejando de ser nicaragüenses y está negando su nacionalidad".

Lea Además: Monseñor Álvarez: el demonio sabe, si calla al pastor, calla al pueblo" ante ataques de Ortega y Murillo

"Aquel que conspira sirviéndole a los intereses de los intervencionistas, de los imperialistas, sencillamente se está apartando de Nicaragua, está dejando de ser nicaragüense, está negando su identidad, su nacionalidad", indicó.

A juicio de Ortega, ese tipo de nicaragüenses "por unos centavos le venden su alma al diablo".

También tachó a "algunos curas", que se oponen a su Gobierno, de "hijos del demonio", aunque no mencionó a nadie.

                                                    

Asimismo, dijo que la treintena de opositores que se encuentran detenidos en el marco del proceso electoral, incluido siete aspirantes presidenciales, están "siendo investigados por buscar el apoyo de los yanquis y dirigir los crímenes que se cometieron en abril" de 2018, cuando estalló una crisis contra su Gobierno, y descartó liberarlos mediante una amnistía.

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado de cara a las elecciones generales del próximo 7 de noviembre, en las que el presidente Ortega aspira a su quinto mandato presidencial, cuarto consecutivo, y segundo junto con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ