Madre de Faber López Vivas exige respeto, policía realiza curso policial en su memoria

La sancionada policía sandinista graduó a 1048 nuevos efectivos, de ellos 348 mujeres y 700 hombres, tras culminar el Segundo Curso Básico Policial Inspector Faber Antonio López Vivas, quien fue asesinado por la dictadura de Daniel Ortega. Fátima Vivas, madre Faber, exigió justicia y respeto a la memoria de su hijo porque acusa a la policía de asesinar a su hijo por negarse a reprimir a manifestantes en abril de 2018.

Vivas dijo que no se cansará de exigir justicia por su hijo, lamenta que el régimen sandinista utilice la memoria de su hijo a pesar que ella pidió que la dejen de usar.

“Hice un llamado que dejarán de usar el nombre de mi hijo, si tanto quieren hacerle publicidad a la policía que le pongan el nombre de los asesinos de nuestros hijos que le pongan el nombre de todos los asesinos que han secuestrado, matado y torturado a nuestros hijos cómo es Avellán (...) no usen el nombre de mi hijo para hacer propaganda política, mi hijo no es ningún logotipo, ni es ninguna marca para que estén usando el nombre”, manifestó 

La progenitora señaló que esta es la cuarta ocasión que el régimen utiliza el nombre, la primera vez fue con la creación de una estación policial “este 14 de septiembre hicieron la graduación de más de 1000 policías que se recibieron de la Academia Walter Mendoza le pusieron al curso Faber Antonio López Vivas, vuelvo y repito el llamado que dejen de usar el nombre de mi hijo porque mi hijo no es logotipo, no es un objeto y me duele que lo estén usando para fines políticos y para darle credibilidad a la policía cuando lo que tenemos es una policía corrupta y narcotraficante igual que los dictadores que están en el Carmen”

LEER MÁS: CID Gallup: Ortega perdería contra un verdadero candidato de la oposición en las elecciones generales de Nicaragua

A tres años del crimen contra su vastago, Fátima reiteró que seguira elevando su voz hasta alcanzar justicia por el asesinato de su hijo “como madre perdí hasta el miedo, voy a seguir denunciando y voy a seguir elevando mi voz hasta alcanzar justicia, no hay justicia, no hay investigaciones por el caso de mi hijo pero que van a investigar si los asesinos están en el Carmen, si los asesinos están en la policía, si los asesinos están cubiertos por la dictadura de Ortega Murillo porque tiene licencia para matar y no les hace nada”

Hechos

Faber Antonio López Vivas fue asesinado 48 horas después de pedir su baja por no estar de acuerdo con reprimir a los manifestantes. Su nombre apareció en los listados de víctimas del ataque armado que policías y paramilitares ejecutaron en las ciudades de Diriamba, Jinotepe y Dolores; la sanguinaria Operación Limpieza que dejó 29 muertos en un solo día.

A Fátima las autoridades policiales le aseguraron que su hijo de 23 años había sido asesinado de un disparo entre las cejas por “los terroristas”, pero sin ver su cadáver rechazó esa versión y señaló a la Policía como responsable.

SEGUIR LEYENDO: Latinobarómetro clasifica a dictadura de Nicaragua como "sultanato" familiar

En las últimas pláticas que sostuvo con Faber este le confesó que había sido amenazado por haberse rebelado a la orden de reprimir y pedir su baja del cuerpo policial.

La versión policial certificada en el acta de defunción emitida por el Instituto de Medicina Legal, Fátima Vivas la refuta con las imágenes que guarda en su teléfono celular: Faber luce con el rostro desfigurado, tenía las uñas desprendidas, marcas de quemaduras hechas con cigarrillos, raspones y heridas provocadas con arma blanca, además de otras fracturas y moretones. Son signos de “tortura” sostiene su madre.

LEER MÁS: Rosario Murillo inaugurará unidad policial con el nombre Faber López Vivas, asesinado por la misma policía

“Había sido arrastrado, le habían arrancado las uñas, le sacaron los ojos y le habían dado un golpe en el tabique nasal, que eso fue lo que llevó a mi hijo a la muerte, después de 24 horas de tortura”, refiere citando el dictamen de dos forenses privados que analizaron el cadáver.

Faber López Vivas fue ascendido en grado y declarado “héroe de la paz” en un acto póstumo en el que la Policía entregó la condecoración a una falsa esposa que resultó ser la investigadora Edith Valle Hernández. 

Faber no era casado, había iniciado trámites de unión de hecho estable en el Juzgado de Santo Tomás con Fernanda Cruz, la madre de la hija que no llegó a conocer. Ella también rechazó el ofrecimiento de casa y dinero que llegó hacerle la Policía a cambio de que respaldara su versión, aseguró Vivas.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ