Báez responde a régimen: "mientras otros reprimen y encarcelan, nosotros denunciamos la opresión y luchamos por la liberación"

A las puertas de unas elecciones generales en Nicaragua y marcadas por un amplio rechazo y cuestionamiento por parte de organismos nacionales e internacionales, monseñor Báez llamó a los nicaragüenses a reflexionar y a no caer en la ignorancia.

Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de la arquidiócesis de Managua respondió al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, por las acusaciones que hacen contra la iglesia católica de Nicaragua.

Ante las denuncias de la iglesia en contra de las violaciones de derechos humanos, por parte del régimen, en días pasados, Rosario Murillo, vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral y vocera de la dictadura, dijo que los sacerdotes y obispos no tenían derecho a levantar la voz.

Lea: Iglesia lamenta falta de pluralidad de cara a votaciones en Nicaragua

“Alguien es grande no por el poder que tiene, la crueldad con la que actúa o la violencia con que se impone, sino por su capacidad de sacrificar sus propios intereses buscando el bienestar de todos”, dijo monseñor Báez en su homilía durante la misa del XXIX domingo del tiempo ordinario, celebrada en Miami, Estados Unidos.

Monseñor respondió al régimen  diciendo que “Jesús desea que la Iglesia esté siempre al lado de los demás, a sus pies, para servirles, no por encima para dominarlos. Mientras otros oprimen, nosotros aliviamos y liberamos; mientras otros aplastan, nosotros levantamos y auxiliamos; mientras otros reprimen y encarcelan, nosotros denunciamos la opresión y luchamos por la liberación”, dijo durante su emotiva homilía.

Lea más: Observatorio Ciudadano reporta 108 nuevos fallecimientos por Covid-19

Daniel Ortega en uno de sus discursos hasta cuestionó la legitimidad de los obispos en Nicaragua al referir que quién los había nombrado en los cargos. Báez destacó el servicio humilde de la Iglesia.

“Incluso, quienes tenemos algún cargo de presidencia en la comunidad cristiana no ejercemos ningún poder ni estamos por encima de los demás. Somos solo una humilde mediación para el discernimiento de la voluntad de Dios y para el fortalecimiento de la comunión, en la cual no cabe ningún tipo de dominio ni de exclusión. El servicio humilde, disponible y desinteresado nos asemeja al modo de ser de Dios, porque Dios es amor y el amor es humilde. La prepotencia y el deseo de dominar, nos desfigura como seres humanos y nos aleja de Dios. Quien busca imponerse muestra su mezquindad, quien se abaja para servir revela su grandeza”, añadió el religioso, quien desde el año 2019 se encuentra en Estados Unidos.

Llama a reflexión

A las puertas de unas elecciones generales en Nicaragua y marcadas por un amplio rechazo y cuestionamiento por parte de organismos nacionales e internacionales, monseñor Báez llamó a los nicaragüenses a reflexionar y a no caer en la ignorancia.

Lea además: Relación entre Iglesia católica y Gobierno de Nicaragua registra su peor momento

“Jesús desea que sus discípulos no sean ingenuos y reflexionen sobre el modo con el que se ejerce el poder en el mundo y que a lo largo de los siglos ha hecho tanto daño. Jesús no quiere que reproduzcan la venenosa lógica de la superioridad y del dominio. Les va a hablar no a partir de una teoría ni apoyándose en una ideología, sino a partir de la realidad histórica que él conoce y que también los discípulos conocen o deberían conocer”, expresó.

Durante la homilía, el religioso explicó que “Jesús no ignoraba la dolorosa historia de su pueblo, causada por la injusticia, la corrupción y la violencia ejercida por los reyes. Jesús no desconocía lo que había sido la política expansionista de los antiguos imperios de Asiria y de Babilonia, que llevaron al exilio a miles de israelitas. Era consciente del poder del imperio romano que en esa época oprimía a su pueblo”, finalizó el obispo auxiliar de Managua.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ