Médicos exiliados denuncian irresponsabilidad de régimen en Nicaragua por aplicar vacunas cubanas a niños

La Asociación de Médicos en el Exilio de Nicaragua tildó de irresponsable a la dictadura por utilizar vacunas que no están aprobadas por la OMS para inocular contra la Covid-19 a los niños y jóvenes.
Tomada de El 19 Digital

La Asociación de Médicos Nicaragüenses en el Exilio (AMEN) ha mostrado su preocupación por la aplicación de las vacunas cubanas Abdala y Soberana 02, las que actualmente se encuentran en fase III de prueba en los adultos.

Asimismo, AMEN, mostró su preocupación por la aplicación de las vacunas Sputnik y Sputnik Light, las que se aplican a la población nicaragüense.

Lea: Rosario Murillo asegura que han vacunado a 29,500 niños contra covid-19

En el caso de las Sputnik Light, estas se comenzaron a aplicar desde el pasado lunes a los jóvenes de entre los 18 y 29 años de edad. En el caso de Soberana 02 Abdala, el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo se las inyectan a los niños de entre los 2 y los 17 años de edad.

La Asociación Médica del Exilio Nicaragüense está conformada por médicos que se vieron obligados a salir del país por el acoso y la represión a la que se han visto sometidos desde la rebelión de abril del 2018.

En el comunicado, los médicos en el exilio denunciaron que la dictadura de Nicaragua, a diferencia de otros países centroamericanos, “no fue capaz de adquirir vacunas autorizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a pesar de disponer de fondos de préstamo del BCIE”, se lee en el documento.

Lea más: Nicaragua recibe otras 625.920 vacunas AstraZeneca donadas por España

En el caso de Nicaragua, las organizaciones y asociaciones médicas han sido reprimidas y obligadas a callar cuando elevaron voz científica y en otros casos a algunas asociaciones médicas  se les han cancelado las personería jurídicas y hasta los registros médicos a sus integrantes.

“Elevamos nuestra voz desde el exilio para denunciar la irresponsabilidad de ofrecer vacunas de las cuales no se tiene ninguna información a la niñez nicaragüense”, detalló la AMEN en el comunicado.

Los médicos desde el exilio recordaron que “todas las vacunas que se registren para uso de emergencia en Nicaragua deben cumplir con los requerimientos internacionales de seguridad y eficacia”.

Sin mostrar resultados

La asociación también mostró su preocupación de que la dictadura haya adquirido con fondos del presupuesto de la República y de préstamos, las vacunas cubanas que aún no publican los resultados de sus investigaciones de fase III y que aún no inician el proceso de registro ante la OMS.

Lea además: Parricidio y un femicidio estremecen a Nicaragua en menos de 24 horas

“En ausencia de información científica adecuada, la oferta de vacunas a los padres de los niños nicaragüenses, se convierte en un experimento, que viola las normas bio éticas ya que no se les indica a los padres que estas vacunas aún están en etapa experimental”, añade el comunicado.

AMEN alertó a la población a que busque y exija más información antes de tomar decisiones que puedan afectar la salud de los niños.

Negligencia gubernamental

En su comunicado, la asociación también denunció que el régimen haya administrado a cuenta gotas las vacunas en los últimos meses, ofreciendo a partir de esta semana, en función de sus intereses políticos electorales, la apertura de 1,080 puestos de vacunación, habiendo sido negligente al no ofrecer ese mismo número desde el inicio de la vacunación.

“El retraso del gobierno en asumir sus responsabilidades ante la pandemia, y recientemente ante la  vacunación, ha implicado miles de casos de infecciones de covid19 y la pérdida de miles de vidas por esta causa”, finalizaron.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ