Daniel Ortega vota y defiende ilegítimo proceso electoral

A eso de las doce del mediodía, hora local, acudieron Daniel Ortega y Rosario Murillo a votar en su centro electoral del reparto El Carmen en Managua en los comicios donde busca su quinto mandato y cuarto de forma consecutiva.

Siete minutos más tarde el cuestionado mandatario enviaba un mensaje a la nación desde su residencia, acompañado de un pequeño grupo de jóvenes simpatizantes para llamar a sus bases a votar por su permanencia en el poder.

A Daniel Ortega también lo acompañó su mujer, Rosario Murillo, quien corre por la vicepresidencia por segundo período consecutivo, elecciones que la oposición calificó dentro y fuera del país como un proceso fraudulento y llamó a la no participación de la ciudadanía.

“Y ahí está el voto. El voto no mata a nadie. El voto no causa herida alguna en ninguna persona. El voto no llama al terrorismo, a la guerra jamás”, manifestó el líder sandinista en cadena nacional.

La quinta reelección de Ortega ha sido criticada por aplastar a la oposición y los nicaragüenses desde el exterior demandan a la comunidad internacional que declare su nuevo mandato ilegítimo.

Después de 40 minutos de discurso por las votaciones generales, el régimen de Ortega arremetió contra opositores, negando la carencia de garantías y asegurando que el país tiene suficientes candidatos para elegir.

“Nosotros venimos de votar en estos momentos, son una señal, un compromiso de la mayoría de los nicaragüenses de votar por la paz y no por el terrorismo”.

Ortega denunció que ha habido cuestionamientos del proceso electoral de quienes “no tienen patria en Nicaragua”, además aprovechó para señalar que hubo retroceso en su gestión por culpa de los “terroristas del 2018”.

Sin clima electoral, durante el día se ha visto poca presencia de votantes cuando se estimaba la participación de más de 4,4 millones de nicaragüenses ejerciendo el voto en los 153 municipios del país.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ