Monseñor Álvarez: "exceso de intervención de estados arbitrarios favorecen la injusticia"

Álvarez recordó que “la justicia es principio fundamental de la existencia de los hombres”.
Monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa.
Cortesía

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa dijo durante su homilía en la catedral de ese departamento que el "exceso de intervención de estados arbitrarios favorecen la injusticia", en clara alusión a promoción de impunidad sobre las víctimas de la represión de abril en Nicaragua, quienes no han tenido respuesta de parte de la justicia nicaragüense.

Álvarez recordó que “la justicia es principio fundamental de la existencia de los hombres”.

Lea: Monseñor Báez: es imposible dialogar sin restablecer libertades, sin liberar a presos políticos

“Puede decirse que el sentido mismo de la existencia del hombre sobre la tierra está vinculado a la justicia y por lo tanto está íntimamente relacionada a la satisfacción de los bienes sociales que permiten el mejoramiento de las oportunidades de todas las personas y particularmente de las más débiles”, manifestó el religioso.

El obispo de los matagalpinos puntualizó que la justicia, es uno de los principales pilares para que un país marche en igualdad de oportunidades”.

“La justicia debe de ser unos los pilares de la sociedad, que garantice la libertad y la distribución de la riqueza de manera tal que asegure la igualdad de oportunidades, en este sentido la posibilidad de desarrollo social depende de cómo están estructuradas las instituciones públicas que organizan a la sociedad, entre la que destaca es la justicia independiente, autónoma e imparcial, sin la cual la comunidad carece de un verdadero rumbo”, señaló.

Seguridad jurídica

Durante la eucaristía celebrada en la catedral de Matagalpa, Álvarez recordó al régimen que “un aspecto fundamental de la justicia radica en el principio general en que toda la actuación del Estado debe ser calculable y previsible. Sólo puede existir seguridad jurídica ahí donde los ciudadanos saben con exactitud qué es lo que el estado puede hacer y no puede hacer”, dijo.

Lea más: Policía captura a sujeto por matar de un balazo en la cabeza a taxista de Rivas

“La justicia es entonces un mecanismo para el mejoramiento de la calidad de vida, destinada a impulsar un desarrollo y crecimiento económico y social de una sociedad. La justicia debe ser respetuosa de los derechos humanos”, continuó Álvarez.

Corrupción favorece injusticia

Álvarez lamentó la escasez de oportunidades que ofrece Nicaragua a sus ciudadanos, principalmente jóvenes, quienes abarrotan las instalaciones de Migración y Extranjería con el fin de tramitar su pasaporte y abandonar el país para buscar mejores oportunidades.

Lea también: “Me voy porque en este país no se hace nada”, dicen jóvenes afuera de Migración y Extranjería

“La pobreza y la tiranía, la escasez de oportunidades, de estudios, de salud, de carencias económicas, el no acceso a los servicios públicos, la corrupción, la intolerancia o el exceso de intervención de los estados arbitrarios, favorecen la injusticia. Todo lo contrario, la idea de una justica con rostro humano, cercana a los desposeídos, a los débiles, a los más pobres es la del desarrollo integral, humano, social, económico, político, institucional y de plena libertad”, expresó.

“Ser justo significa dar a cada uno cuanto le es debido, esto se refiere a los bienes temporales de naturaleza material, el ejemplo mejor puede ser la retribución del trabajo y el llamado derecho al fruto del propio trabajo y de la tierra propia, pero al hombre se le debe también reputación, respeto, consideración, la fama que se ha merecido, no debemos olvidar las palabras de nuestro señor, con la medida que nos mediréis se nos medirá”, finalizó el religioso.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ