Presas políticas pasan esta navidad aisladas, bajo tortura, no hubo visita familiar

IM-Defensoras señala que lograron verificar que las presas están en absoluto aislamiento y enfrentan restricciones de visitas de sus familiares.

“Tristeza” es el sentimiento que inunda a la familia de las presas políticas, Tamara Dávila, Dora María Téllez y Ana Margarita Vijil, quienes han permanecido por seis meses en absoluto aislamiento y que, según los estándares internacionales, constituyen actos de tortura y tratos crueles, inhumanos o degradantes.

“Esta Navidad será un momento de muchísima tristeza no por la situación en la que se encuentran nuestra familia sino por la tortura agravada, malos tratos y total agresión contra todos sus derechos, contra todas sus garantías constitucionales que violenta el derecho. En 6 meses solamente hemos tenido la oportunidad de visitarlas en tres ocasiones”, expresó a 100% Noticias Ana Lucía Álvarez Vijil, hermana de la presa política Tamara Dávila.

LEER MÁS: Lanzan alerta por torturas a Tamara Dávila, Ana Margarita Vijil, Dora María Téllez y Suyén Barahona

Según su hermana, la hija de Tamara pregunta por ella y no entiende por qué su madre no está con ella “es una niña de 5 años que todos los días pregunta por ella, que no entiende lo que está sucediendo y que no entiende por qué su mamá no va a poder estar con ella para abrazarla, para darle su regalo y para compartir un momento que debería ser un momento de felicidad, un momento de compartir, un momento en familia”

Al mismo tiempo, Álvarez manifestó que la policía no les informó si tendrían alguna visita familiar “En este momento no nos han dicho absolutamente nada sobre la posibilidad de una visita por la Navidad y Año Nuevo, así que estamos en el aire con total incertidumbre sobre lo que va a pasar sobre el futuro y sobre cuándo la vamos a ver, pensar en esta fecha en estas condiciones es sumamente triste”.

Aislamiento

IM-Defensoras señala que lograron verificar que las presas están en absoluto aislamiento y enfrentan restricciones de visitas de sus familiares. En algunos casos la imposibilidad de ver a sus hijos e hijas.

“Constantes interrogatorios, privación de alimentos o alimentación carente de nutrientes, falta de atención adecuada a enfermedades crónicas, alteraciones sensoriales y falta de abrigo, entre otras vulneraciones a sus derechos”, señalan.

En el caso de Dora María Téllez está presa en el pabellón de varones, lo que supone estar expuesta a un mayor riesgo.

LEER MÁS: Monseñor Álvarez: “a pesar de los dolores, la Navidad nos llena de esperanza”

“Es una clara muestra del ensañamiento de las autoridades nicaragüenses hacia su persona y hacia lo que ella representa, como emblemática comandanta de la revolución sandinista y luchadora por la igualdad social, los derechos de las mujeres y la diversidad sexual”, indican.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ