Génesis Margarita, la niña que nació sin brazos, “no la vamos a esconder” dicen sus padres

En Nicaragua, se desconoce el número de casos con el síndrome de focomelia o síndrome de Roberts.

“Ya sabe Margarita no se aferre a su hija porque le queda hora y media, se puede morir” fue el pronóstico médico que recibió Margarita Villavicencio, madre de la niña Génesis Milagros, quien nació con el síndrome de focomelia. La menor tiene siete meses y sigue luchando contra los pronósticos negativos.

El síndrome de focomelia o síndrome de Roberts es un trastorno raro que se caracteriza por una malformación que consiste en la ausencia de huesos y músculos en las extremidades superiores o inferiores. 

LEER MÁS: Grupo de familiares de presos políticos piden construcción de puentes con "gobernantes" para liberación

Margarita informó que a los cinco meses de embarazo supo que tendría una niña, pero los médicos le recomendaron un aborto terapéutico por la condición de malformación que se observó en los ultrasonidos.

“Los doctores primero me decían que no tenía las piernas, luego que le faltaba un brazo y de último que no tenía los dos bracitos, no sabía ni que creer, me trasladaron al hospital Berta Calderón en Managua, pero ellos no me habían dicho que era para interrumpir mi embarazo, cuando ellos me dijeron yo les dije que no, que yo iba a recibir a mi niña a como Dios me la mandara, porque yo creo que todo esto es con un propósito muy grande”, dijo la joven madre a Stereo Romance

Cuando llegó el momento de entrar a labor de parto, los médicos le advierten que la menor no viviría mucho tiempo.

“En el momento que yo vi a mi niña, no me importó que no tuviera sus dos bracitos, yo se la pedí a Dios y él me la regaló”, dijo la progenitora.

SEGUIR LEYENDO: Padre rescata a su hija nicaragüense que vivía como indigente en Panamá

Milagritos como la llaman sus familiares, nació sin sus dos brazos y un dedo menos en cada uno de sus pies en un centro hospitalario de la ciudad de Diriamba, Carazo. 

“Lo único que me duele es la manera cómo la gente la mira, eso me duele mucho, pero mi esposo y yo no la vamos a esconder, se la estamos mostrando al mundo porque hay un propósito grande para ella”, dijo Villavicencio.

El médico Orlando Sevilla tiene un  buen pronóstico para la niña “creemos que es uno de esos ejemplo que vamos a ver su capacidad y no la discapacidad. Vamos a ver en el futuro en Génesis muchas capacidades que puedan compensar su discapacidad”

Esta humilde familia, vive barrio El Bagazal en Diriamba, Carazo. Si usted desea ayudarlos contacte al número telefónico 81604314 con su papá Maycol Sánchez.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ