Noticias NicaraguaNacionalesBáez: "Ay de los que ríen ahora, porque tendréis aflicción y llanto", llamó a no callar injusticias

Báez: "Ay de los que ríen ahora, porque tendréis aflicción y llanto", llamó a no callar injusticias

Monseñor Silvio José Báez, recordó que Dios dará consuelo a los oprimidos y condenó a quienes cometen actos de maldad contra los pobres.
Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua.
Confidencial

Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, dijo que Dios dará consuelo a los pobres, a los afligidos y a los oprimidos.  Las palabras del religioso tomaron notoriedad durante la misa correspondiente al sexto domingo del tiempo ordinario, en donde las lecturas bíblicas de este domingo se centraron en el evangelio de Lucas.

Las palabras de monseñor Báez llegaron justo en el momento en que uno de los presos políticos, Hugo Torres muere en la sala de un hospital siendo preso de la dictadura. 

Lea: EEUU condena muerte de Hugo Torres por "injusto" encarcelamiento, piden libertad de presos políticos

El evangelio de este domingo, la iglesia católica proclama la necesidad de los pobres, quienes serán saciados por Dios.

“En contraposición a la dicha de los pobres, Jesús entona un grito de lamentación fúnebre sobre los ricos, los satisfechos, los egoístas y los insensibles ante el dolor humano: “Ay, de ustedes los ricos…, ay de ustedes los que se hartan ahora, ay de ustedes los que ahora ríen. Al entonar estos “ayes”, Jesús ve con pena y con dolor a los ricos ambiciosos y egoístas interesados solo en tener más, a los ambiciosos de poder que oprimen y se imponen por la fuerza, a los cínicos que se burlan del dolor de las víctimas, a los insensibles que no son capaces de sentir el dolor de quienes padecen sufrimiento”, dijo el religioso durante su eucaristía celebrada en la iglesia Santa Ágata, en Miami.

Lea más: Abogado: Fiscalía "miente", sistema no registra solicitud ante juez a favor de Hugo Torres

“Jesús no llama dichosos a los pobres, porque un día llegarán a ser ricos. No cambiaría nada.  El proyecto de Dios es más profundo. El mundo no llegará a ser mejor gracias a los que acumulan riqueza. No son los pobres el problema del mundo, sino los ricos. No es la pobreza el mal que hay que combatir, sino la riqueza injusta que deshumaniza y hace sufrir. Como tampoco son los hambrientos el problema del mundo, sino las personas que viven acumulando dinero de espaldas al dolor humano. Igualmente, tampoco el problema del mundo son las víctimas que sufren humillación y tortura, sino los opresores y los verdugos que provocan sufrimiento”, recordó el religioso, quien condenó a quienes teniendo dinero o poder, cometen actos de injusticias contra los pobres para agradar a los “poderosos” terrenales.

“¡Pobres de ellos si no cambian! Vivirán y morirán adorando ídolos de muerte. ¡Pobres de ellos, pues se creen exitosos y poderosos, sin darse cuenta de que van construyendo su propia desgracia y se encaminan a la muerte!”, manifestó.

El religioso alentó a las familias de quienes sufren, de que Dios enjugará sus lágrimas y tristezas. “Seremos dichosos si, como Él y con Él, estamos cerca de los pobres, de los afligidos y de los hambrientos, si nos ponemos de parte de las víctimas de la injusticia y luchamos por sus derechos. Seremos dichosos si usamos los bienes de este mundo sin convertirlos en ídolos a los que adoramos, sino que más bien los compartimos con los que menos tienen y pasan necesidad”, dijo.

Ante los problemas que agobian los nicaragüenses, Báez recordó que “en la sociedad en la que vivimos, una vida inspirada en las bienaventuranzas de Jesús nos volverá incómodos, nuestra vida será profética y seguramente seremos calumniados, odiados, espiados y perseguidos. Dichosos ustedes, si les ocurre así, nos dice Jesús hoy, pues “de este modo trataron sus padres a los profetas”. En un mundo de mentiras, quien dice la verdad es perseguido y silenciado; en un mundo de injusticias, el justo es repudiado y hasta condenado a muerte. Por eso muchos piensan que es mejor callarse, que es mejor no buscarse problemas, que es más prudente actuar como si no hubiéramos visto nada y evitar decir cosas que puedan disgustar a los poderosos”, expresó durante la emotiva homilía.

Lea también: Hugo Torres, el audaz guerrillero que rescató de la cárcel a Daniel Ortega

“Sin embargo, Jesús hoy lanza un último “ay” sobre aquellos que quieren quedar bien con todo el mundo. “Ay de ustedes, cuando todo el mundo los alabe, porque de ese modo trataron sus padres a los falsos profetas”. Ciertamente que es más cómodo quedar bien con todo el mundo y más rentable halagar a los grandes que pueden concedernos prebendas y privilegios. Pero si queremos actuar con la valentía y la libertad de las bienaventuranzas y colaborar a cambiar el mundo, no podemos dejarnos condicionar ni por intereses mundanos ni por el miedo”, agregó.

¡Dichosa una Iglesia que es más profética que diplomática! ¡Dichosa una Iglesia que no vive para sí misma, ni teme a los poderosos, sino que se pone al servicio de la dignidad humana y la liberación de los pobres! ¡Dichosa una Iglesia que es tan pobre que solo confía en Dios! ¡Dichosa una Iglesia que, viviendo las bienaventuranzas, siembra luz, vida y esperanza en medio del mundo!”, finalizó el obispo auxiliar de Managua.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ