Monseñor Álvarez denuncia ataque a ministra lectora "no hagan con fieles lo que quieren hacer conmigo"

"Si van hacerlo háganlo conmigo y no con los fieles, no con el santo pueblo de Dios" denunció con mucha indignación Monseñor Rolando Álvarez.

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa denunció este viernes santo que una de las ministras lectoras de la Catedral San Pedro, fue atacada. Es público el asedio que vive Monseñor de parte de simpatizantes del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, así como de la Policía. E incluso desde la propia boca de Ortega y Murillo han salido ataques y maldiciones hacia los obispos y sacerdotes de Nicaragua. 

"Se notificaba por personas que se sitúan en los alrededores de nuestro templo madre la entrada de este servidor a nuestra santa iglesia catedral. Ese no es el problema porque ya estamos acostumbrados a lo mismo. El problema es que hoy fue atacada una de nuestros ministras lectoras y quiero decirles, Dios sabe que con toda sencillez, si es a mí a quien buscan dejen que estos se vayan no hagan con los fieles lo que quieren hacer conmigo. Lo que quieran hacer conmigo, si van hacerlo háganlo conmigo y no con los fieles, no con el santo pueblo de Dios" denunció con mucha indignación Monseñor Álvarez. 

Leer más: Católicos nicaragüenses se mortifican durante el viacrucis penitencial

Monseñor Álvarez inició así la celebración de la misa de este Viernes Santo y advirtió que "si tocan a un miembro de la iglesia nos tocan a todos".

Añadió que "el demonio" no ha podido destruir la unidad de la iglesia católica y en especial a la de Nicaragua.

                                                      

"Hoy podemos perfectamente afirmar y lo hacemos, es el día de la unidad de la iglesia. No saben con quien están queriéndose afrontar y enfrentar. No es contra fuerzas humanas. No, es con fuerzas de Dios que son sobrenaturales. La unidad de la iglesia no viene de nosotros que somos pecadores, frágiles, débiles, limitados, la unidad de la iglesia viene de Dios", aseguró Álvarez. 

"Es indestructible" agregó al explicar a los fieles que los verdugos de Jesús no le quebraron ni un solo hueso, ni se repartieron su túnica. 

El pasado 27 de marzo Álvarez fue perseguido por una patrulla policial y detenido de "manera brusca" para pedirle al conductor los documentos, esto tras celebrar la homilía dominical pues se trasladaba a Managua por la carretera panamericana. 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ