Noticias NicaraguaNacionalesBáez: "Jesús resucitado rompe los encierros que paralizan"

Báez: "Jesús resucitado rompe los encierros que paralizan"

Monseñor Silvio Báez instó a los creyentes a mantener viva la llama de la esperanza frente a las fuerzas del mal y de la opresión, que en algunas ocasiones nos hacen caer en la “mediocridad, el desánimo y la tristeza”.

En su homilía, Báez se refirió a la tercera aparición de Jesús Resucitado a sus discípulos a orillas del mar de Tiberíades, en un momento en que los discípulos vuelven a tomar las redes, a las que años antes habían renunciado para seguir a Jesús.

LEER MÁS: "Rusia está luchando por su seguridad", dice el presidente de Nicaragua

“Se sienten culpables de no haber sido más cercanos al Maestro en la hora de la cruz, los agobia la sensación de fracaso, ya no tienen sueños ni ilusiones. Hay que volver a pescar como antes. Es lo que nos ocurre a nosotros cuando probamos la amargura del fracaso o del pecado y nos encerramos en la mediocridad, el desánimo y la tristeza. Nos convencemos de que las cosas no pueden cambiar, ni dentro de nosotros, ni alrededor de nosotros, y caemos en la tentación de volver atrás”, expresó

Algunos se sienten sin esperanza como los discípulos de Jesús, Báez recordó que Jesús es capaz de devolvernos la confianza. “Es lo que ocurre también a nivel social cuando, después de cierto tiempo, los esfuerzos por lograr cambios significativos en la sociedad parecen estériles. Sentimos que todo ha sido inútil”

Agrega “No hemos obtenido los resultados esperados. Nos agobia la sensación de no ser capaces de afrontar la injusticia y generar los cambios necesarios para crear una nueva sociedad. Percibimos que es demasiado grande la fuerza del mal y de la opresión y caemos en la tentación de bajar los brazos, resignados y sin esperanza”

En este punto, es que Jesús nos devuelve la confianza, tal y como lo hizo con los discípulos que no pescaron nada. “El Maestro no los había abandonado. Precisamente en el momento del desánimo y del cansancio, aparece Jesús, quien desde la costa del lago los invita a echar la red otra vez para pescar. Los anima a no quedarse con las redes vacías. Les devuelve la confianza, los invita a que lo intenten de otra manera, que prueben otra vez, que corran el riesgo de volver a pescar y venzan la desilusión”.

Báez manifestó que no es tiempo de rendirse y paralizarnos porque la presencia de Jesús pone fin a la noche estéril. “Cuando tenemos las redes vacías, no es tiempo de lamentarnos, sino de volver a comenzar con Jesús. Jesús resucitado rompe los encierros que paralizan y nos devuelve la audacia capaz de superar el temor y la desconfianza que nos hacen pensar que las cosas no pueden ser mejores. No hay que rendirse ante lo difícil, ni echarse atrás en los momentos duros”.

SEGUIR LEYENDO: Daniel Ortega asegura que el FSLN "va quedando ya" en manos de los jóvenes

“Cuando es el amor el que nos impulsa desde dentro, todo puede empezar otra vez, con renovadas fuerzas y nuevas ilusiones. Cuando no son los miedos, ni los intereses egoístas, ni las ambiciones desmedidas las que animan nuestra vida, siempre se puede empezar otra vez”, finaliza.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ