Noticias NicaraguaNacionalesBáez: "quieren una Iglesia ciega frente al dolor de la humanidad y muda frente a los atropellos"

Báez: "quieren una Iglesia ciega frente al dolor de la humanidad y muda frente a los atropellos"

Monseñor Silvio Báez expresó que muchos quieren una Iglesia “ciega” frente al dolor de la humanidad y “muda” frente a los atropellos de los injustos, por lo cual llamó a los creyentes a dejarse guiar el Espíritu Santo que nos hace capaces de amar y nos libera de las ideologías que nos impiden conocer la verdad.

En su homilía Báez se refirió al día de Pentecostés, donde el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos como fuego transformador.

“En Pentecostés nació la Iglesia. El Espíritu Santo no solo hizo nacer a la Iglesia, sino que la crea continuamente. El Espíritu Santo es Dios en nosotros (...) No estamos nunca solos” dijo

LEER MÁS: Dictan prisión preventiva para sacerdote Manuel Salvador García, de Nandaime

Al mismo tiempo expresó que el Espíritu es nuestro consolador cuando todo parece derrumbarse “el Espíritu Santo nos consuela y nos hace fuertes, nos hace vislumbrar nuevos horizontes y alienta nuestra esperanza. Cuando nos sentimos desolados interiormente el Espíritu Santo riega nuestro corazón como corriente de agua fresca que nos hace vivir una y otra vez. En las oscuridades de la vida el Espíritu Santo nos ilumina con su luz, discreta pero eficaz, abriendo senderos nuevos por los que nos invita a caminar liberados de culpas y de miedos”.

El líder religioso manifestó que el Espíritu Santo trae fuerza y sabiduría que antes, también llena a los creyentes con gran valentía “El mismo Espíritu que descendió sobre los Apóstoles en Pentecostés sigue animando hoy a la Iglesia para que no viva replegada en sí misma, ni tenga miedo ante los grandes retos de la evangelización en el mundo de hoy”

Agrega “El Espíritu es viento limpio y fresco que libera a la Iglesia de los ambientes contaminados por la mentira y el mal. Muchos quieren una Iglesia ciega frente al dolor de la humanidad y muda frente a los atropellos de los injustos”

SEGUIR LEYENDO: Monseñor Avilés: "nos castigan para que nos quedemos callados, quieren una Iglesia muda", denuncia

En este sentido, recalcó que el Espíritu nos hace capaces de amar porque libera de las fuerzas que desintegran nuestra vida: el pecado, el egoísmo, los apegos afectivos, la mentira y los miedos. 

“El Espíritu Santo nos libera de la rigidez mental que nos hace incapaces de acoger nuevos caminos y propuestas. El Espíritu nos libera también de las ideologías que nos impiden conocer la verdad, sentir el dolor de los demás y amar en modo eficaz”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ