Noticias NicaraguaNacionalesNicaragüense acusado de crímenes de guerra podría ser deportado a Nicaragua desde Canadá

Nicaragüense acusado de crímenes de guerra podría ser deportado a Nicaragua desde Canadá

nicaraguense deportacion canada
Jaime Carrasco Varela con su familia en Canadá.
EFE

Después de pasar las últimas tres décadas aquí en Canadá, un padre local acusado de crímenes de guerra está luchando para que le permitan quedarse.

 Jaime Carrasco Varela está acusado de crímenes de lesa humanidad mientras servía en el gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional en Nicaragua de 1983 a 1989. Ni él ni su familia discuten que sirvió al gobierno de izquierda de ese momento, pero sostienen que no estuvo involucrado en  las atrocidades de las que ahora se le acusa.

 "[Estaba] atrapado, diría yo, en una guerra civil en la que tuvo que unirse a un bando u otro", dijo Javier Carrasco, que apenas era un niño pequeño cuando su familia huyó de Nicaragua finalmente para establecerse en Canadá.

 "Si no te unías, te arrastraban y te enviaban a las montañas", dijo el joven Carrasco.  "Así que tenía amigos que fueron sacados de sus hogares y luego, en los días siguientes, fueron devueltos muertos a sus familias".

 La familia afirma que su patriarca ha sido "abierto y honesto" con los funcionarios de inmigración desde que llegó al puerto de entrada de Fort Erie en 1991 sobre lo que había estado sucediendo en Nicaragua, pero dice que personalmente no participó en nada de eso.

 Dicen que la comunidad que ahora los rodea en Kitchener los ha apoyado, pero los sucesivos gobiernos canadienses no han estado dispuestos a ver el panorama general.

 En cuanto a la deportación pendiente, Javier Carrasco dijo que estaba programada para el martes, pero la orden de deportación está nuevamente bajo revisión, con la preocupación de que su padre sea torturado o asesinado a su regreso.

 “Él es visto como un traidor, básicamente, si lo devuelven”, dijo Carrasco, señalando que los sandinistas siguen en el poder en Nicaragua hasta el día de hoy.  “Nuestro temor es que lo metan en la cárcel y termine muriendo allí eventualmente debido a la situación que está sucediendo allí en este momento”.

 “Siempre existe el temor de que regrese y lo encierren de inmediato y lo torturan por lo que ha dicho o expuesto porque, al final del día, ha venido aquí y ha sido honesto en todo”, dijo.

 Por el momento, la familia Carrasco podrá permanecer unida en la comunidad a la que llama hogar, pero sabiendo que en cualquier momento el teléfono podría sonar y se podría establecer una nueva fecha de deportación.

 "Estamos trabajando con un abogado en este momento y estamos analizando nuestras opciones, pero están desapareciendo rápidamente".

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ