Noticias NicaraguaNacionalesObispos de Latinoamérica alzan la voz contra dictadura de Ortega por ataques contra la iglesia

Obispos de Latinoamérica alzan la voz contra dictadura de Ortega por ataques contra la iglesia

Los obispos de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam), denunciaron los ataques del régimen de Daniel Ortega a la Iglesia Católica en Nicaragua
Los Obispos de la CELAM junto al Papa Francisco.
Cortesía

Los obispos que integran la Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam), denunciaron este miércoles que el régimen sandinista dio un “nuevo golpe” contra la Iglesia Católica de Nicaragua tras conocerse el cierre de seis radioemisoras administradas por Monseñor Rolando Álvarez de la Diócesis de Matagalpa.

La comunidad de obispos de toda la región y el Caribe se refirió al estado nicaragüense como “la dictadura de Daniel Ortega”, misma que desde 2018 inició una campaña de desprestigio en contra de la jerarquía de la iglesia católica y encabezó el asedio, persecución y hostigamiento político hacia sacerdotes.

A través de un comunicado la Celam confirmó el cierre de Radio Hermanos, Radio Nuestra Señora de Lourdes, Radio Nuestra Señora de Fátima, Radio Alliens, Radio Monte Carmelo y Radio San José.

Lea: Policía cerca Curia Eclesiástica de Matagalpa donde está Monseñor Rolando Álvarez

También reiteró que el régimen sandinista ha clausurado “arbitrariamente” el Canal Católico San José, TV Merced, de la Diócesis Matagalpa; y Canal 51, de la propia Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

“La oración salvará a Nicaragua”

En este pronunciamiento la comunidad de obispos recordaron que la misión de la iglesia es un compromiso de evangelización porque “la Palabra de Dios no está encadenada”, como también lo expresó Monseñor Álvarez en un comunicado anterior.

“El prelado hizo un llamado a todo el pueblo de Dios en Nicaragua: ‘Seguir doblando rodillas, el próximo jueves, día del santo Cura de Ars, orando por la protección y santificación de los sacerdotes y el viernes, 5 de agosto, día de ayuno y oración, porque la oración salvará a Nicaragua'”, finalizó el comunicado.

Por su parte, el Cardenal Leopoldo Brenes pidió detener todo tipo de violencia en contra de la iglesia, luego de conocerse del asalto a mano armada en la parroquia Divina Misericordia en Sébaco, Matagalpa.

“Que se detenga todo acto de violencia contra la iglesia, los sacerdotes y la feligresía. Nosotros no somos enemigos del gobierno: la glesia predica el Evangelio, el amor, La Paz y la reconciliación. Todos estos actos contra la iglesia son expresiones de violencia”, dijo Brenes.

Obispo Roberto: la iglesia en Nicaragua vive tiempos de persecución

A través de su cuenta personal de twitter, el Arzobispo Metropolitano de San Juan en Puerto Rico, monseñor Roberto Octavio González Nieves, aseguró que la iglesia en Nicaragua “está viviendo tiempos de singular persecución por parte del Gobierno del país”.

El alto jerarca católico y miembro de la Celam, pidió al pueblo católico orar por los obispos y sacerdotes de Nicaragua.

“En la Diócesis de Matagalpa han cerrado 6 estaciones de radio que se dedican a evangelizar. Recemos intensamente por esa hermana iglesia”, escribió el Arzobispo.

¿Por qué la dictadura inició una guerra contra la iglesia?

Desde el estallido social y político en Nicaragua, la iglesia católica asumió la voz denunciante en favor de la población que salía a manifestarse y que fue reprimida violentamente por el régimen de Ortega-Murillo.

La iglesia medió en el fallido diálogo nacional entre el régimen, la empresa privada y la oposición, en 2018 y 2019, llegando a términos desfavorables para la población que se manifestaba y exigía la renuncia de la pareja dictatorial.

En el primer semestre de 2022, la oficialista Asamblea Nacional logró descabezar a más de un mil organismos no gubernamentales con la excusa de que faltaron a las Leyes nicaragüenses.

Lea más: Párroco Uriel Vallejos continúa sitiado por antimotines de la policía sandinista

Ante la desprotección de la población por el cierre de estas ONG, la iglesia retomó su papel evangelizador y de defensa a los derechos humanos en Nicaragua, que le ha costado el cierre de medios de comunicación, asociaciones, e incluso, la expulsión de una congregación de religiosas de mucho reconocimiento dentro del cristianismo.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ