Noticias NicaraguaNacionalesBáez: hacerse pequeño para un poderoso es saber ceder, dialogar, corregir daño a la sociedad

Báez: hacerse pequeño para un poderoso es saber ceder, dialogar, corregir daño a la sociedad

El Obispo auxiliar de Managua en el exilio, Monseñor B áez exhortó a los poderosos a ser humildes para agradar a Dios y a su pueblo y advirtió que hay tiranos que quieren ser los primeros y los únicos que tienen voz y pueden decidir
monseñor silvio baez en miami
Monseñor Silvio José Báez.
Captura de pantalla

Monseñor Silvio José Báez, Obispo Auxiliar de Managua en el exilio llamó, en su homilía de este domingo, desde la Iglesia Santa Agatha, en Miami, EEUU a todos aquellos que "tienen algún cargo importante en la sociedad" a que se "hagan pequeños" mientras más importantes sean, porque si en sus asuntos proceden con humildad "será amado por los hombres que agradan a Dios".

Pero además, advirtió que es sabido por todos que, contrario a los mandatos bíblicos "el poder puede llegar a cegar la conciencia y corromper el corazón" para ello ejemplifica con la historia de nuestros países en los que "los dictadores arrogantes, se endiosan y se imponen con irracionalidad y violencia".

"Hay tiranos que no solo quieren ser los primeros, sino los únicos: los únicos que tienen voz, los únicos que deciden, los únicos que piensan", predicó el Obispo.

La prédica de Monseñor Báez se basó en la primera lectura de la celebración religiosa de este domingo, tomada del libro del Eclesiástico (3,17-18), donde se habla de la humildad. "Una actitud interior que hoy no está muy de moda", refirió.

Recordó que en ese pasaje de las escrituras sagradas dice: “hijo mío, en tus asuntos procede con humildad y serás amado por los hombres que agradan a Dios. Hazte más pequeño cuanto más grande seas y hallarás gracia ante el Señor, porque sólo él es poderoso”, refiriéndose a "aquellos que tienen alguna autoridad o ejercen el poder sobre los pueblos".

Lea: Monseñor Silvio Báez condena secuestro de obispo Rolando Álvarez y acompañantes

En ese sentido, el líder religioso explicó que quien tiene poder debe aprender a "abajarse, a hacerse pequeño", lo que significa saber escuchar, tener el valor de reconocer los propios errores, rectificar las decisiones equivocada. "Escuchar a quienes piensan diferente y, con sencillez, ceder, dialogar, corregir lo que hace daño a la sociedad y hace sufrir a los demás". 

El sacerdote exiliado recomendó que quien ejerce el poder no debe pensar que "ceder es signo de debilidad y que conceder algo es perder", porque si piensa así "demuestra que es un peligro social y que no tiene ni capacidad ni derecho para ejercer el poder".

"Los dictadores no se dan cuenta de que su arrogancia, su altanería, su ceguera ética y su incapacidad para rectificar en favor de sus pueblos, es su mayor debilidad", señaló el Obispo en clara referencia a la dictadura que domina Nicaragua por la fuerza y a punta de represión.

Asimismo recordó que muchos "grandes, orgullosos, hombres y mujeres de poder" han terminado en el anonimato, en la miseria o en la prisión,

"Quienes hoy se jactan altaneros en el poder y humillan a sus pueblos con la cárcel, la muerte o el exilio, ya han firmado su condenación. Se olvidan de que 'solo Dios es poderoso'", criticó.

Señaló que el despotismo y la crueldad cierran el camino hacia Dios y a su gracia. No obstante, en tono de esperanza destacó que `Sin quien tiene poder y actúa con humildad “hallará gracia ante el Señor”.

Monseñor Báez recomendó a quienes tienen el poder en nuestros países y las personas fanáticas o interesadas que los apoyan que "deberían aprovechar la última gota de humanidad que queda en sus corazones para reflexionar, asumir la responsabilidad de sus delitos y comenzar a ceder, devolviendo a sus pueblos la dignidad y la libertad que les han robado".

Esta es la segunda homilía consecutiva que el Obispo Báez llama a los que ostentan el poder a reconocer sus delitos". "Nunca es tarde para disponerse a acoger a Dios a través de la humildad". 

Asimismo, Monseñor Báez insistió en el tema de la humildad y llamó a ser humilde "como Jesús, que nunca aparentó lo que no era, no buscó grandezas humanas, ni soñó con estar por encima de los demás".

Para reforzar su prédica, el religioso retomó la “célebre definición de humildad de Santa Teresa de Jesús: 'Humildad es andar en verdad'”.

"Las personas humildes no construyen su vida sobre ambiciones y sueños de grandeza, sino que confían en el Señor y viven abiertos con sencillez a su misericordia. Quien es humilde puede parecer débil o perdedor, pero en realidad es fuerte y grande, porque confía plenamente en el Señor y lo espera todo de él", finalizó el Obispo.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ