Noticias NicaraguaNacionalesDía de la biblia en Managua marcado por oficialismo, en departamentos prohibieron marchas para celebración

Día de la biblia en Managua marcado por oficialismo, en departamentos prohibieron marchas para celebración

La dictadura Ortega-Murillo prohibió las carrozas y marchas caracterïsticos de esta celebración
celebraciones dia de la biblia nicaragua
Culto con pastores afines a Daniel Ortega en Día de la Biblia en Nicaragua.
Tomada de El 19 Digital

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua continúa con su cruzada antirreligiosa en el país y esta vez "confiscaron" el día de la Biblia, permitiendo nada más actividades de "fachadas" controladas en su totalidad por el oficialismo con el fin de aparentar que hay libertad culto en Nicaragua cuando en realidad han suprimido de facto todo tipo de actividades relacionadas con la fe, bien sean católicas o protestantes, según opina un pastor evangélico en el exilio consultado por 100% Noticias.  

Para el predicador evangélico, que por razones de seguridad para su familia pidió mantener su identidad en anonimato, las actividades para conmemorar el aniversario de la traducción del libro sagrado del cristianismo al idioma castellano, declarado en Nicaragua como "El día de la Biblia”, estuvo marcado en Managua por el control total por parte del oficialismo, mientras en que los departamentos "prohibieron marchas para celebración".

El día de la Biblia en Nicaragua fue declarado mediante el decreto legislativo 3317, aprobado por la Asamblea Nacional el 15 de julio del 2002, y puesto en vigencia por el entonces presidente de la República Enrique Bolaños (QEPD) con la publicación en la Gaceta Oficial número 149 del 9 de agosto del 2002.

Dicho decreto, en su Artículo 1 declara que el Día de la Biblia se celebra en el país el último domingo de septiembre de cada año. La misma normativa en su Artículo 2 establece que "las instituciones públicas y privadas podrán, en celebración del Día Nacional de la Biblia, celebrar actividades públicas o privadas y gozarán de las prerrogativas de protección que las autoridades policiales deban ofrecer".

No obstante lo establecido por esa Ley, el régimen Ortega-Murillo este año suprimió de facto todo tipo de actividad pública relacionada con este día.

La celebración en Managua "fue un montaje de ellos para aparentar que todo era fake news de los medios independientes", opinó.

El líder evangélico exiliado señala que en algunas actividades privadas, el común denominador, fue la presencia dominante de "pastores afines" al régimen como una especie de control.

En la actividad organizada en la Plaza de la Biblia de Managua este sábado, fue evidente el control sandinista sobre la celebración, con la participación del pastor Omar Duarte, del Ministerio Ríos de Agua Viva. Duarte es un declarado defensor de la dictadura.

Además estuvo presente en representación de los dictadores Ortega y Murillo la ministra de la Familia Johana Flores, quien politizando aún más la actividad expresó "saludos fraternos del Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo", nombres que por imposición de la pareja dictatorial deben ser mencionados en toda actividad en el país para poder gozar de aprobación gubernamental. También participó la ministra de Salud Martha Reyes.

Otro funcionario del régimen presente fue Michael Campbell, Ministro Asesor del Presidente de la República para las Relaciones Internacionales y con el Gran Caribe de Nicaragua. 

Leer más: Embajador para la libertad religiosa de EEUU Llama a liberar a sacerdotes detenidos en Nicaragua

"En los departamentos se mantuvo la orden de no celebración", denuncia el cristiano protestante. Recuerda además que en años anteriores, cada municipio hacía su celebración en la que se incluían carrosas alusivas, las iglesias marchaban por las principales calles y al final de la celebración se realizaba un culto en alguna plaza pública", nada de eso fue posible este año.

Con nostalgia cristiana el pastor recordó que las actividades conmemorativas por el día de la Biblia "eran tradición en toda Nicaragua". Este año no hubo nada de eso. El régimen sólo autorizó cultos a lo interno de los templos.

En el caso de Managua, de acuerdo con el análisis del evangélico, "fue una estrategia de ellos (la dictadura) para aparentar que todo está normal y que no hay prohibición".

Agrega el predicador que "los pastores afines al régimen se prestaron al juego. Hay un rechazo de muchos evangélicos hacia los pastores alineados al Gobierno".

Tras el recrudecimiento de la persecución religiosa, según opina el evagélico exiliado, la iglesia y la pastoral están polarizadas.

Esa polarización es alimentada por la dictadura Ortega-Murillo que desarrolla la estrategia de la división o sometimiento en cada municipio del país. En esa línea, señala que "hay pastores que están de acuerdo con el régimen por algunas prebendas que reciben” que de hecho "son mínimas", mientras que a los  líderes evangélicos que están en desacuerdo los discriminan.

"En Managua se sabe que hay muchos  pastores alineados... desde iglesias grandes hasta iglesias chiquitas", lamentó el líder protestante desde su exilio.

Persecución religiosa

La dictadura Ortega-Murillo ha negado en reiteradas ocasiones que en el país haya persecución religiosa, sin embargo, los hechos demuestran todo lo contrario. A partir del 2018, los dictadores han alentando un discurso de odio contra los líderes católicos acusándolos de "golpistas" y "asesinos".

A partir de julio del presente año han desatado una escalada represiva que incluye la confiscación de medios de comunicación relacionados con la Iglesia Católica, han ordenado el cierre de organizaciones de beneficencia, expulsaron a las hermanas de la Caridad, han encarcelado al menos a 7 sacerdotes y un obispo, más de diez párrocos y un obispo han tenido que exiliarse. Esta vez, la dictadura dejó en claro que los evangélicos tampoco están a salvo de la represión.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ