Noticias NicaraguaNacionalesBáez: hay políticos que "practican la religión del yo" usan religión para justificar su crueldad

Báez: hay políticos que "practican la religión del yo" usan religión para justificar su crueldad

El Obispo Auxiliar de Managua advirtió que muchos políticos manipulan la religión como parte de una "estrategia política" con la que buscan "afianzarse en el poder y lograr sus propios intereses"
monseñor silvio jose baez, obispo auxiliar de managua
Monseñor Silvio José Báez, Obispo Auxiliar de Managua en el exilio.
Tomada de Internet

El Obispo Auxiliar de Managua en el exilio, Monseñor Silvio José Báez, en su homilía de este domingo criticó con vehemencia cristiana a los políticos que practican la "religión del yo", vanagloriándose de lo que hacen y no le dan gracias a Dios por los logros y menos aún son capaces de reconocer sus errores y pecados para pedir perdón al altísimo, porque en realidad "manipulan y se sirven de la religión.

En la celebración religiosa, desde la parroquia Santa Agatha, en Miami, Florida, EEUU, el Obispo Báez retomó la lectura dominical dedicada al evangelio de Lucas (18,10) que refiere parábola contada por Jesú sobre la oración sincera y verdaderamente creyente de un "publicano" que ora ante Dios reconociendo sus errores y buscando la misericordia del Creador y la oración de un "fariseo" que trata de anteponer su supuesta bondad para buscar la gracia divina.

En ese sentido, Monseñor Báez advirtió que el fariseo no hace oración. “Centrado en sí mismo, orgulloso de sus acciones y de los méritos que cree tener ante Dios, se compara con los demás, los juzga y los desprecia", en cambio el publicano, conocedor de sus pecados pide sinceramente la misericordia divina.

La comparación es traída a colación porque, según indicó el religioso en su predica, "hoy hay muchos políticos que manipulan y se sirven de la religión" como el fariseo, Invocando a Dios por las supuestas bendiciones que reciben, que más que bendiciones son el fruto de "estrategias y acciones políticas" con las que buscan "afianzarse en el poder y lograr sus propios intereses".

La enseñanza del Obispo exiliado fue una directa alusión a los dictadores de Nicaragua Daniel Ortega y Rosario Murillo que acostumbran desparramar noticias a través de los medios de la propaganda oficialista, invocando a Dios sobre los supuestos logros de su régimen buscando ser alabados ellos mismos.

Politicos que exigen "culto a su persona" como "pequeños dioses"

"Estos políticos generalmente son autoritarios y no están dispuestos a reconocer sus errores y pecados. Practican la religión del “yo”, exigiendo culto a sus personas, imponiéndose como pequeños dioses y utilizando la religión para justificar sus posiciones de poder, sus actos de corrupción y su crueldad", especificó el líder católico.

Monseñor Báez destacó que el político realmente creyente muestra su fe en el Dios justo y bueno “reconociendo humildemente sus errores y aceptando su parte de responsabilidad en la problemática de la sociedad".

Agregó que esos políticos "auténticamente creyentes" siempre escuchan a Dios y a las personas, examinan su conciencia constantemente "no culpan a otros de lo que ellos son responsables, sienten necesidad de convertirse y modelar su vida a la luz del evangelio, piden perdón y se abren con confianza al amor del Señor".

Leer: Rosario Murillo y Daniel Ortega están excomulgados según el Derecho Canónico, afirman expertos

Recordó que actuando como el fariseo de la parábola contada por Jesús, "sin darnos cuenta podemos falsear y pervertir la práctica religiosa". Subrayó que tener fe no es un privilegio que automáticamente nos coloca cerca de Dios así como cumplir los mandamientos de la religión "no es una garantía de santidad".

"La religión del fariseo es lo que el Papa Francisco llama “la religión del yo” (cf. Homilía 27/10/19). Es la religión de quien por adorar su propio yo, deja de adorar al verdadero Dios", predicó Monseñor Báez.

Refirió que esta misma mañana el Papa Francisco, en el Ángelus señaló que  “donde hay mucho yo, hay poco Dios”.

En ese sentido, enseñó que se practica esa "religión del yo" cuando se antepone el orgullo por supuestas bondades "olvidando que todo acto bueno que realizamos es una gracia que recibimos de Dios".

"Practicamos la religión del fariseo cuando nos conformamos de parecer buenos, sin prestar atención a las intenciones egoístas del corazón, sintiéndonos cómodos en nuestra hipocresía y sin sentir necesidad de cambiar y mejorar. Somos como el fariseo cuando las prácticas religiosas nos hacen arrogantes, creyéndonos mejores que los demás a quienes juzgamos y condenamos", destacó el religioso.

Insistió en que Jesús no critica "del fariseo" las buenas obras, sino el hecho de que vive cerrado en sí mismo y lleno de confianza en sus acciones y en sus fuerzas. "Se siente justo, bueno y fuerte por sí mismo, a tal punto que se presenta ante Dios para exhibirse y despreciar a los demás, sin abrir su corazón al amor y a la misericordia del Señor".

Exhortó a los cristianos a reconocer que todos fallamos y en alguna ocasión nos hemos dejado llevar por el egoísmo y la maldad "por eso todos tenemos necesidad de la misericordia y de la compasión del Señor".

"Pidamos hoy al Señor la gracia de conocernos, de no despreciar a nadie, de sentirnos pobres interiormente y necesitados de su misericordia, orando con las manos vacías y el corazón abierto ante nuestro Padre Dios: 'Dios mío, ten misericordia de mí que soy un pecador'” , finalizó su prédica el obispo exiliado en Miami desde 2019.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ