Noticias NicaraguaNacionalesMonseñor Báez: “que no nos gane el pesimismo, porque Dios puede transformar a los opresores en hermanos”

Monseñor Báez: “que no nos gane el pesimismo, porque Dios puede transformar a los opresores en hermanos”

El obispo auxiliar de Managua invita a creer en que Dios puede cambiar el corazón de todos, incluso a los policías que reprimen puede convertirlos en personas buenas que defiendan la dignidad del pueblo
monseñor baez homilia
Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua.
Captura de pantalla

Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de la arquidiócesis de Managua, este primer domingo del tiempo de adviento, invitó a los cristianos a no desanimarse ni dejarse llevar por el pesimismo, porque Dios siempre está presente y puede transformar a los opresores “en hermanos y los violentos se pueden transformar en constructores de paz”.

La homilía de Monseñor Baéz, se da en el contexto de los ataques contra la Iglesia Católica de Nicaragua, por parte del régimen de Daniel Ortega.  

En su homilía, monseñor Báez dijo que aunque “hay estructuras sociales injustas que oprimen a la gente y dictaduras sangrientas que roban el futuro a los pueblos. No nos desanimemos, que el pesimismo no nos paralice y que la sensación de impotencia no nos haga caer en el derrotismo. Animémonos, caminemos juntos. Hay esperanza. Dios está siempre viniendo a nosotros”.

Leer más: Monseñor Báez: "Jesús no quiere una iglesia callada", quiere que digan la verdad con valentía

Asimismo, Báez asegura que es posible una convivencia pacífica en donde no nos hagamos daño unos a otros, a pesar de las diferencias que pueden separarnos, porque considera que las palabras ofensivas e hirientes pueden volverse en caricias llenas de compasión y caridad, “los egoísmos que humillan pueden transformarse en acciones compasivas, las ambiciones mezquinas que dividen pueden llegar a ser fermentos de solidaridad y hermandad”.

Es momento de sanar las heridas

Además, enfatizó en que “los policías que reprimen pueden convertirse en personas buenas que defiendan la dignidad del pueblo; los jueces inicuos, que dictan sentencias espurias, pueden llegar a ser defensores de la ley y los derechos humanos; los opresores pueden convertirse en hermanos y los violentos se pueden transformar en constructores de paz”.

 

A la luz del tiempo de adviento, invita a acoger a Dios, porque ha llegado su tiempo e insta a despertar, porque “Jesús no quiere que vivamos dormidos en la indiferencia o dominados por el pesimismo. El futuro puede parecer oscuro, las tareas que tenemos por delante son inmensas, pero el Señor está con nosotros para indicarnos el camino, darnos ánimo en los momentos duros, transformarnos en constructores de paz y preservarnos de todo mal”.

Además, el obispo auxiliar de Managua pide que no nos cansemos de luchar por una sociedad más humana y justa, y que seamos agradecidos con Dios “por los momentos de alegría, la bondad y la sonrisa de quienes nos aman y acojamos lo bueno que nos da la vida”.

Finalmente, monseñor Báez hizo hincapié en que “el tiempo de adviento es un tiempo propicio para dejar que el Señor sane las heridas que nos hacen sangrar el corazón, enjugue nuestras lágrimas, nos acoja con ternura y nos de fuerza para volver a soñar y a luchar por un mundo nuevo”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ