CÓDIGO DE FAMILIA, LA CÁTEDRA Y LOS MEDIOS

La implementación del Código de Familia a partir del 8 de abril próximo, ha generado todo un movimiento alrededor de su estudio y difusión entre los medios de comunicación, estudiantes y universidades que imparten la carrera de Derecho. Convencidos de la necesidad de transmitir a la población el contenido del estatuto, los jueces de Familia de Managua han asumido con entusiasmo la difusión de sus 674 artículos, cuya aplicación marcará un antes y un después en la justicia de Familia. Entre los miles de interesados figuran dos estudiantes de Quinto Año de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de Managua, que decidieron elaborar su monografía con la temática “Análisis jurídico de los regímenes económicos del matrimonio y la unión de hecho estable regulados en el Código de Familia de Nicaragua”. Por casi dos horas, el juez Séptimo de Distrito de Familia de Managua, doctor Luis Miguel Benavides Cruz, evacuó las preguntas e inquietudes que Gustavo Muñoz y Dawer Salazar le formularon durante la entrevista que el Departamento Jurídico de esa Alma Mater solicitó al Tribunal de Familia para apoyar el trabajo de los futuros abogados. El judicial se mostró contento por aportar su experiencia y conocimientos a los jóvenes, de quienes percibió un auténtico interés por conocer a profundidad el contenido del estatuto, pues “noté que leyeron y se documentaron ampliamente para la entrevista”, dijo el juez Benavides Cruz. Ella lo dijo En el programa de televisión Ellas lo dicen, la jueza Segundo de Distrito de Familia, doctora Belda María Cárcamo Sánchez, disertó ampliamente sobre los derechos de los no nacidos (o hijos por nacer); cómo la oralidad agilizará y visibilizará la justicia de Familia y sobre quiénes son susceptibles de dar alimentos, entre otros aspectos que el Código contiene. En el intercambio de impresiones con las presentadoras, la judicial destacó el alto sentido de responsabilidad que en su mayoría tienen las mujeres nicaragüenses para afrontar la crianza de los hijos sin apoyo del hombre, pero llamó a dejar de un lado esa actitud por cuanto aquel también debe asumir las consecuencias de sus actos y responder a sus obligaciones. “El Código de Familia acoge, sistematiza y moderniza las leyes de Familia que estaban dispersas, y nos permite que desde estas veamos todo (el caso particular) en su conjunto, de forma integral”, sostuvo la judicial. Universidades con los expertos En la Universidad Evangélica Nicaragüense (UENIC), Karla María Nicaragua Obregón y Manuel Espinoza Rivera, sábado a sábado asisten al posgrado sobre el estatuto. Ambos aplaudieron la iniciativa del Alma Mater que organizó el curso con expertos en la materia: los jueces de Familia Belda Cárcamo Sánchez y José Ramón Barberena. Nicaragua Obregón, abogada con diez años de experiencia y trabajadora de una ONG que trabaja con niños en riesgo, estimó que el hecho de que el posgrado lo impartan los jueces de Familia “es un salto cualitativo porque son profesionales con experiencia que pueden aclarar todas las dudas”. Para Espinoza Rivera, periodista y abogado, la entrada en vigencia y aplicación del Código se da “en un momento histórico” que como país nos lleva a modernizar la legislación y que con el transcurso del tiempo irá abonando a la responsabilidad de los hombres y con ello a disminuir la cultura machista”. Por su parte, el judicial indicó que diversas universidades capitalinas le han planteado su interés por capacitar a sus alumnos, ex alumnos, graduados y docentes, en el tema de Familia con mención especial en el Código, por lo que además transmiten los criterios doctrinarios sobre la institución de la Familia y cómo estos están acogidos en el Código. Fuente: CSJ