Noticias NicaraguaNacionales"SI TRABAJAS MAS, GANAS MAS, ESE ES EL PRIMER PRINCIPIO" DIO A CONOCER NUEVO EMBAJADOR TAIWANES

"SI TRABAJAS MAS, GANAS MAS, ESE ES EL PRIMER PRINCIPIO" DIO A CONOCER NUEVO EMBAJADOR TAIWANES

La isla de Taiwán con 36,000 kilómetros cuadrados, es como cuatro veces el tamaño del departamento de Jinotega. Casi no cuenta con muchos recursos naturales, y aunque tiene yacimientos de oro, cobre, carbón y gas natural, el costo para explotarlo es muy alto, por lo cual no existen minas en ese país. Más de la mitad de su territorio es inhabitable, por lo que en solo una tercera parte de su geografía se concentra una población de 23 millones de personas que hoy en día se jactan de poseer una de las mejores economías del mundo. Con crecimientos exponenciales en su economía del 10% anual en promedio, Taiwán sorprende a economistas y estudiosos de las finanzas, lo que la convierte en uno de los tigres asiáticos, junto a países como Hong Kong, Singapur y Corea del Sur. En los últimos 50 años Taiwán ha logrado un rápido crecimiento económico, estabilización de precios, un alto poder adquisitivo de su población, una mayor equidad en la distribución de los ingresos, entre otras bondades, gracias al esfuerzo conjunto y a la voluntad de todo su pueblo. Pero Taiwán no ha sido siempre así. Y eso es lo que más sorprende. Hace 65 años, esta isla enfrentaba una situación económica muy difícil. Precisamente para conocer de este tema, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, invitó al nuevo embajador de ese país en Nicaragua, el señor Rolando Jer-Ming Chuang, quien brindó recientemente una conferencia informativa titulada: “Estrategias para el desarrollo económico, lecciones aprendidas de Taiwán”. Estabilidad política El embajador taiwanés comentó a periodistas, que lo primero que hizo su Gobierno en el año 1950, que marca la época en que se sentaron las bases para el desarrollo de Taiwán, fue lograr una estabilidad política en la isla. LUCHA CONTRA EGOÍSMO “Porque sin estabilidad política no se pueden lograr los espacios para implementar (otras) políticas; segundo, se enfocaron más en las zonas donde hay más población, es decir, más recursos humanos, es decir, en el campo… nosotros empezamos nuestra transformación con la agricultura”, expresó el embajador Jer-Ming Chuang. En su conferencia el embajador recordó que en los años 50, Taiwán se caracterizaba por tener inestabilidad política, inflación, aumento de su población, escasez de divisas, incapacidad de producción en el agro y la industria, alto gasto en defensa nacional, incapacidad presupuestaria, desorden económico, desempleo, bajos salarios y pobreza. Salir de esa situación fue muy difícil, aunque no fue una tarea imposible. Pero el embajador reconoce que fue vital la visión a futuro de la clase política de la época, que hoy permite a Taiwán tener éxito en círculos económicos y políticos, además se le atribuye también a la ética laboral de los taiwaneses y a un espíritu de incansable determinación. Un factor determinante, según Jer-Ming Chuang, fue que su Gobierno tomó en cuenta combatir algunas pasiones humanas como el egoísmo, para aumentar su producción y su productividad. “Si trabajo tengo derecho a ganar, pero si trabajo y no gano entonces ¿para qué trabajar? Esa inconformidad tiene su origen en el egoísmo. Entonces el Gobierno tomó esto en consideración, enseñando a la gente que si trabajás más, ganás más, ese es el primer principio, siempre estimular al que trabaja más, porque recibirá más”, comentó el embajador taiwanés. Agregó que en un inicio el fuerte de Taiwán fue la agricultura, pero con el paso de los años, el desarrollo de este sector impulsó a su vez el desarrollo del sector industrial, sin descuidar las sanas y atractivas políticas macroeconómicas para atraer la inversión extranjera. “Porque los inversionistas quieren ver que pasará a largo plazo, pues si hoy reciben estímulos para invertir y en tres años les dicen que estos estímulos ya no van, entonces el inversionista se va porque no tiene confianza en el futuro, pues cada inversión requiere al menos de 5 a 10 años para ver el retorno de su capital, por eso la estabilidad macroeconómica es muy importante en un país”, consideró el embajador. Otra de las medidas económicas que adoptó Taiwán en los años 50 fue promover el crecimiento de las exportaciones, sustituyendo las importaciones con industrias propias. END

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ