DISCRIMINAN A MUJER POR SU DISCAPACIDAD CUANDO SOLICITÓ LICENCIA DE CONDUCIR

Daisy Báez padece de atrofia motora, una enfermedad congénita que le impide caminar normalmente, pero esto no ha sido impedimento para que ella conduzca su vehículo por las calles de Managua. Sin embargo esta joven ha tenido que enfrentarse a la discriminación por parte de la Policía Nacional de Transito que en par de ocasiones le ha negado el derecho de obtener su licencia de conducir.
“Me presente en el año 2010 y en el año 2013 y los agentes que atienden en la Dirección de tránsito ni siquiera me dejaron presentar el examen ni teórico ni practico, es una clara discriminación de quienes por falta de educación nos ven de otra manera. Lo que es hecho conducir sin licencia y a veces he tenido que pagar a los policías para que me dejen circular”, relato Daisy Báez. La joven tiene 9 años de conducir y las cámaras de 100% Noticias constataron que lo hace muy bien. Tras conocer de la discriminación que Daisy sufrió por parte de los agentes policiales, las autoridades de esa institución le ofrecieron una disculpa y prometieron realizarle los exámenes correspondientes para que obtenga su licencia de conducir. unnamed (6) “Yo como jefe de Educación Vial, me sorprendí al saber que no la habían atendido correctamente, pero la Institución policial le pide una disculpa, y no es política de la Policía Nacional no otorgar la licencia por incapacidad y aquí estamos para corregir este error”, manifestó el Sub Comisionado José Guevara, Director del Departamento de Educación Vial. “Lo único que exijo es que se me hagan los exámenes como a cualquier otra persona, si aplico o no ya será mi problema”, respondió Daisy Báez. A como Daisy, decenas de personas que sufren algún tipo de discapacidad; ya sea motora, visual o auditiva son víctimas de discriminación. Prueba de eso es que en el país no existe la infraestructura adecuada en calles, edificios públicos y privados que permitan el acceso a estas personas, y aunque el Gobierno ha hecho esfuerzos para cambiar las políticas de atención a las personas con discapacidad, los encargados de ejecutarlas hacen caso omiso. Jonathan Castro