INAFOR Y MARENA REFORESTAN BOSQUES DE PINOS AFECTADOS POR GORGOJO DESCORTEZADOR

El Instituto Nacional Forestal (Inafor) y el Ministerio del Medioambiente y los Recursos Naturales (Marena), plantaron cerca de 22 mil árboles de pino en el Cerro Güsisil, en la comunidad de Totumbla (Ciudad Darío, Matagalpa). La reforestación fue parte del Plan de Saneamiento Forestal que desarrolló el Gobierno Sandinista en esta zona, tras verse afectada por la plaga del gorgojo descortezador. El gorgojo descortezador hizo de las suyas en pinares de la serranía de Totumbla. Autoridades del Instituto Nacional Forestal explicaron que el mal manejo del bosque de coníferas –durante los 16 años de gobiernos neoliberales- provocó que esta plaga arrasara con más de 60 manzanas de pinos. Este fin de semana, autoridades del Inafor y del Marena, realizaron un recorrido por las áreas devastadas. Indicaron que a través de un plan de saneamiento forestal, pudieron salvar 320 manzanas de las 380 que habían en el Cerro Güisisil. La compañera Sayda Zúniga, Responsable del Departamento de Protección (plagas e incendios forestales) del Inafor, explicó que más de 8 mil pinos habían sido colonizados por el gorgojo descortezador, y para prevenir que la plaga se siguiera expandiendo por el bosque, tuvieron que proceder a una tala rasa. "La única medida que nosotros tomamos es talar estos árboles, porque hay generaciones que se van dispersando en el bosque y van avanzando. Los brotes se van uniendo, hasta alcanzar que el gorgojo aumente sus poblaciones", señaló. La especialista explicó que estos bosques de pinos deben tener un manejo adecuado, sin embargo durante los gobiernos neoliberales, las instituciones nunca se responsabilizaron. "Encontramos en una sola hectárea hasta 5 mil y 6 mil árboles, cuando lo ideal es que estén 1 mil. Así que los árboles no crecían vigorosos, tenemos árboles debilitados que son fácilmente atacados por las plagas", detalló. El Regente Forestal, Carmelo Cásares, expuso que los saneamientos por ley tienen que hacerse en estas áreas donde hay muchos pinos, para evitar que árboles sanos pasen a ser afectados”. “En esta finca (Monte Carlo) habían afectadas 52 hectáreas, pero se han saneado, porque este es un gorgojo bastante agresivo", indicó. Sostuvo que en una primera fase, cuando el pino adquiere esta plaga, le aparecen grumos con resina; la segunda fase las hojas del árbol se ponen de un color amarillo, y la tercera fase el árbol adquiere un color rojizo. "Hay personas que no tienen conocimiento de esto, y creen que porque se está cortando un árbol verde se está haciendo un daño a la naturaleza, pero no es así. Se está curando el bosque, y estos árboles verdes están muertos por dentro, porque han sido afectados por el gorgojo", refirió. El compañero, Jairo Matamoros, miembro de la Unidad Ambiental de la Alcaldía de Ciudad Darío, explicó que un árbol tiene que tener su dimensión, su espacio considerable para poderse desarrollar, y en el Cerro Güisisil había una densidad de árboles con la plaga, por lo que se tuvieron que talar. "Se tiene que aplicar un plan de manejo donde se tenga que arralar el bosque, y garantizar el espacio adecuado entre uno y otro pino, para un mejor cuido. Un bosque cuidado es un bosque que no fácilmente se va a llenar de plagas", aseguró. El especialista también indicó que estos pinos, una vez talados, no se desaprovechan, sino que se corta el árbol afectado, se descorteza, se fumiga y posteriormente se hace el engrillado para ser transportado hacia la industria nicaragüenses. 19 DIGITAL