MEDIO AMBIENTE AMENAZADO POR OBRAS TICAS EN ZONA DE DISPUTA

Como una medida contraproducente hacia el ecosistema de Harbour Head calificaron varias organizaciones ambientales nicaragüenses el anuncio hecho por Costa Rica sobre la culminación de las obras de “mitigación al daño ambiental”, que según el vecino país fueron provocadas por Nicaragua. Kamilo Lara, presidente del Foro Nacional de Reciclaje (FONARE), afirmó que el gobierno tico basó la  construcción de este dique en Harbour Head para tapar un caño abierto por Nicaragua en el año 2013, sin embargo, esta obra generaría un fuerte impacto; ya que para su realización se debió efectuar el traslado ''a través de helicópteros'', de materiales (cemento y arena) ajenos a la zona, lo que provocaría fuertes cambios en el medio ambiente. “El traslado de ese material representa un peligro latente, ya que nos indica una destrucción tanto de la Bahía como de la isla San Juan, ya que taparía caños que quebrarían la unidad estructural en términos ambientales del lugar, pues afectaría los humedales y un enjambre lagunar existente”, refirió Lara. Ayer, a través de un comunicado de prensa, el ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica, Manuel González, informó que se “logró la construcción de un dique” en la zona fronteriza a Harbour Head. “Estamos acatando autorizaciones que nos habían dado las autoridades judiciales, que  llevan estos litigios. Todo lo hemos hecho con estricto apego a la legalidad local e internacional”, aseguró el ministro costarricense. COMPONENTE POLÍTICO Para el ambientalista Kamilo Lara, la medida de los ticos se da justo cuando se acerca una nueva fecha para que se realicen las audiencias fijadas por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en las que se discutirá el territorio en disputa. “Con esta acción ellos quieren demostrar que tienen posesión del territorio tal cual si la Corte ya les hubiese fallado a su favor y adjudicar esta zona como territorio costarricense”, expresó Lara. Según el comunicado, en las obras participaron unos 62 funcionarios del Área de Conservación de Tortuguero, varios de los cuales estuvieron a cargo de la colocación de las sacas en el sitio y el llenado de sacas, así como al menos unos 20 policías, quienes trabajaron en el llenado de las sacas, fuera del área en disputa. Al respecto, el diputado y expresidente de Nicaragua, Jaime Morales Carazo, calificó de incorrecta la presencia de oficiales de la Fuerza Pública tica, que supuestamente resguardaron la zona de Harbour Head mientras se concluían trabajos de reparación de los daños. “La presencia de personas armadas no debería haberse dado en el punto, ya que está violentando la disposiciones dictadas por la CIJ. Esta zona está abierta a colaboración de ambos Estados solo para trabajos ambientales, sin participación de agentes armados”, señaló Carazo. OBRA AUTORIZADA Según cita el comunicado tico, la obra realizada por los ticos se hizo en cumplimiento de lo ordenado por la Corte Internacional de Justicia en su providencia de medidas provisionales del 22 de noviembre de 2013, donde autoriza a Costa Rica a realizar acciones necesarias en la zona para evitar un daño irreparable en coordinación con la Secretaría de la Convención de Ramsar. Agrega que luego de avisar a la Corte Internacional de Justicia, a la Secretaría de Ramsar y al Gobierno de Nicaragua el lunes 30 de marzo en la mañana, el martes 31 por la tarde se iniciaron los primeros acarreos a la zona. Fuente: END

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ