JOVEN ASESINADA ENVIÓ MENSAJES DE TEXTO PIDIENDO SOCORRO

Un joven era hasta ayer el principal sospechoso de haber asesinado a su padre, hermana y madrastra, aparentemente por disputar una herencia, dijeron sus familiares. Nahum Isahí Bravo Tórrez, de 25 años, es señalado por sus familiares de tener diferencias con los ahora difuntos: Santos Bravo Gómez, de 56 años; su esposa Rosibel Murillo, de 46, y la hija de ambos, Leticia Lucía Bravo Murillo, de 22. Bravo Tórrez era hijo de Bravo Gómez y hermano de Bravo Murillo, quienes junto con Rosibel Murillo estaban desaparecidos desde hace 15 días. La Policía Nacional encontró  ayer los tres cuerpos, en estado de descomposición, dentro de una fosa para cambio de aceite vehicular en una casa del barrio Los Ángeles, en Managua. Kelly Murillo, sobrina y prima de Rosibel y Leticia Lucía, respectivamente, relató que el joven Bravo Tórrez tuvo fuertes discusiones con su padre. “Me dejo de llamar como me llamo si en todo el mes de abril, todo lo que es de mi papá no pasa a ser mío”, pregonaba Nahum, según Murillo. Agregó que sus familiares le respondían: “Solo que lo matés, porque lo dudo”, a lo que Bravo Tórrez contestaba: “Si es necesario, lo hago”. “Nadie creyó lo que él decía, pero ahora sacando conclusiones desde hace tiempo lo tenía planeado”, manifestó Murillo. Versiones Se conoció extraoficialmente que la joven Leticia Lucía fue enterrada viva en la fosa para obligar a su padre que revelara la combinación de la caja fuerte que tenía en la vivienda, sin embargo esta versión no la ha confirmado la Policía, alegando que están en el proceso investigativo. Por el crimen hay cinco personas detenidas, entre ellos: Erick Blandón Largaespada, a quien supuestamente Nahum Bravo Tórrez lo dejó encargado de la vigilancia de la propiedad, y Gabriel Antonio Angulo, contratado para descargar el camión de tierra y tapar la fosa. Otros de los apresados son: José Boanerges Velásquez, Alonso Soza y Julio Andrés Castro; y fueron retenidos para efectos de investigación Abner y Jonathan Bravo, ambos hermanos de Nahum. Mensajes de texto De acuerdo con Murillo, los últimos mensajes de texto que le envió Leticia Lucía a su teléfono celular eran para pedirle ayuda. “Ayudame por favor, tengo un gran problema”, decía uno de los mensajes, mientras que el otro era lapidario: “Me dejaste morir”. Esos mismos mensajes los recibió Emilio Obregón, novio de Leticia Lucía. “Desgraciadamente yo no miré los mensajes porque fueron muy noche, uno fue a eso de las 11:30 p.m. del 26 de marzo y el otro después de la 1:00 a.m. del 27. Esa noche me acosté cansada porque mi niña estaba enferma, pero como ella (Leticia Lucia) así hablaba, a todo le llamaba problema y solía decir ‘me dejaste morir’, no le puse mente”, dijo visiblemente agobiada Kelly Murillo. “Desde ese día empecé a llamarla y no contestaba, luego el teléfono sonó apagado, por lo que eso no era algo normal y desde esa fecha no hemos parado de buscarlos”, agregó la joven. La suerte, al parecer, no estaba del lado de la joven Leticia Lucía, puesto que Obregón andaba de paseo con su familia en una finca lejana, donde la señal telefónica no llega, por lo que tampoco pudo socorrer a la joven, con quien compartió seis años de noviazgo. Sospechas Aún se desconoce cómo fueron ultimadas las víctimas, pero se presume que se utilizó un arma de fuego, sin embargo los vecinos prefirieron guardar silencio. “Algo raro que notamos fue que uno de los días Santos había una piscina en el patio, casualmente encima de la fosa y el equipo de sonido a todo volumen, cosa que a mi tío (don Santos) no le gustaba el escándalo, ni el televisor se escuchaba que estaba encendido dentro de la casa”, contó María Esther Bravo, sobrina de Santos Bravo Gómez. “Nosotros los veníamos a buscar (a las víctimas) y el chavalo (Nahum) decía que andaban en Matagalpa porque iban a comprarle una casa a Leticia, algo raro porque mi hermana (Rosibel) estaba separada hace cinco años de Santos, porque mucho la maltrataba y se quedó en la casa por su hija, para no andar rodando, eso nos llevó a sospechar más y fuimos a poner la denuncia a la Policía, pero nunca hicieron nada”, dijo José Adán Murillo, hermano de Rosibel. Corazón de madre En la vivienda se suspendió en los últimos días el negocio de cambio de aceite, “porque según él (Nahum) dijo que la Alcaldía le había prohibido usarla, algo que me llamó la atención”, recordó Dionisio Bravo, hermano de Santos. Por su parte, el abogado de la familia Bravo, Noel Vallejos, reveló que la madre de Nahum tenía temor de que el joven cometiera “algún delito”. “(Nahum) andaba la camioneta del papá, las tarjetas de crédito, el celular, algo raro porque el señor (Santos) era muy celoso con sus cosas”, expresó Vallejos, quien descubrió los cuerpos. “La mamá de Nahum entró en sospecha y me dice: ‘Algo grave pasó porque Nahum ya no me contesta el teléfono, no llama, no sé dónde está, por lo que decidimos venir a la casa y al sentir el hedor fétido llamamos a la Policía’”, concluyó Vallejos. Fuente: END

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ