NICAS OPTAN POR ALQUILAR ANTE FALTA DE RECURSOS PARA COMPRAR SUS CASAS

Los clasificados de periódicos, rótulos, volantes e incluso las redes sociales se han convertido en espacios perfectos para dar a conocer espacios en renta en la capital y otras ciudades del país. Y son precisamente estudiantes, personas solteras, separadas o familias enteras el público al cual buscan alcanzar. FACTOR DETERMINANTE Abraham Blandón, presidente de la Cámara Nicaragüense de Corredores de Bienes Raíces (Canibir), asegura que entre mayor desarrollo de infraestructura comercial, acceso de rutas y vehículos disponga una propiedad en alquiler, mayor será el precio de su renta. “Los precios varían en dependencia de las características del inmueble y su ubicación; el negocio de los bienes inmuebles (renta o venta) continúa siendo la mejor inversión para una persona por dos razones fundamentales: la seguridad y ganancias garantizadas” explica Blandón. Según el directivo, en zonas de la capital como el sector de Carretera a Masaya -desde Metrocentro hacia el sur- una renta puede alcanzar 300 dólares o más, mientras que en barrios y colonias tradicionales como Monseñor Lezcano, Las Brisas, Bello Horizonte, Ciudad Jardín y Altamira el pago puede oscilar entre los 120 y 200 dólares. Las razones principales por las que una persona o una familia optan por rentar una vivienda son diversas. A algunos, sus ingresos totales no les permiten adquirir una casa propia, o bien la estabilidad laboral les impide asumir un proyecto de quince o veinte años con una cuota en una residencial, a pesar de la variada oferta de las urbanizadoras y el acceso a viviendas de interés social. Otro grupo numeroso son jóvenes de los departamentos que se mudan a Managua para realizar sus estudios universitarios, o bien jóvenes o parejas que decidieron independizarse, pero aún no están seguros de iniciar el proyecto de una casa propia. Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), publicado en el 2014 bajo el título de “Se busca vivienda en Alquiler: Opciones de política en América Latina y el Caribe”, en Managua al menos 5% de las personas viven en un espacio rentado, sin incluir el de varios núcleos familiares que viven en una misma casa. “En las principales ciudades de la región (latinoamericana) la incidencia del alquiler es más alta. En una selección de 42 ciudades con una población superior a un millón de habitantes, el promedio de hogares que vive en alquiler llega al 22%. Solo en Managua esta cifra se encuentra por debajo del 10%”, asegura el estudio. END