LAS FRESAS TAMBIÉN SE CULTIVAN EN NICARAGUA

None
La próxima vez que usted compre fresas en un supermercado, gasolinera o puesto de venta en los mercados populares,  sepa que no necesariamente vienen de lugares tan distantes como Estados Unidos o Europa sino de un verdadero paraíso: las siempre verdes y frescas montañas del municipio de Las Sabanas, departamento de Madriz. La producción de fresas está básicamente en manos de pequeños agricultores, quienes toda la vida tuvieron que depender de los granos básicos para su subsistencia, pero que hace unos 14 años vieron en un producto casi desconocido entonces, como la fresa, una mejor alternativa si se toman en cuenta las condiciones climáticas de las montañas del norte de Nicaragua. “Nosotros vivimos en una zona donde no podemos cultivar maíz y frijoles”, indica el agricultor Cristian Antenor Hernández, habitante de la comarca Encinos. Él empezó a cultivar este producto no tradicional en año 2002, pues confiaba en que “iba a generar dinero y que era un cultivo de muy buen provecho para familias de escasos recursos”. Hernández es uno de los 22 productores de fresas de Las Sabanas. Él asegura que el escepticismo y las dificultades iniciales no hicieron mella en el entusiasmo de los pioneros, quienes superando todos los obstáculos se pusieron a trabajar y a cuidar las primeras plantas. Las pequeñas áreas donde siembran estos agricultores se ubican en la Reserva Natural Tepesomoto-La Patasta. Ahí el excelente clima (favorecido una altitud arriba de los 1,400 msnm) y los buenos suelos son fundamentales para garantizar textura y sabor a los frutos. Antes de recolectar los frutos La fresa puede reproducirse por semillas, pero para los campesinos nicaragüenses eso significaría incurrir en enormes inversiones y en un proceso técnico que no está a su alcance. Por esa razón lo que hacen es seleccionar las plantas mejor formadas y extraer los pequeños hijos que crecen junto a ellas. A estas plantitas se les recortan las raíces, las hojas y se les limpia. Una vez hecho eso, son pasadas al semillero: un pequeño banco de germinación donde luego de 1 mes de desarrollo se escogen las mejores para su trasplante definitivo. Según el productor José Méndez, el terreno donde deberán crecer las plantas hasta su floración y fructificación debe cumplir muchos requisitos. 19 Digital