ASESINOS DE POLICÍA Siguen SIN SER CAPTURADOS

None
La jefa de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, aseguró que hasta ayer no habían capturado a las personas involucradas en la muerte de un poblador del barrio Jorge Dimitrov y de un oficial de esta institución, pero que tomarán medidas para garantizar la seguridad de los habitantes en este violento barrio de la capital. “Estamos haciendo esfuerzos grandes y vamos a trabajar con la comunidad del propio barrio para que haya más tranquilidad en las familias”, afirmó Granera. Mario Javier Flores, de 33 años, perdió la vida la noche del pasado sábado a manos de delincuentes del Dimitrov, quienes además hirieron de bala a su cuñada Sugey y a su suegro Denis Villalta, de 29 y 51 años respectivamente. También hirieron a su esposa Heysel Xiomara Román Alonso, de 32. La jefa policial relató que recibieron una llamada al número de emergencia 118, indicando que en dicho barrio estaban dos grupos enfrentándose, por lo que la patrulla policial acudió de inmediato, pero lamentablemente al suboficial Carlos José Acosta lo recibieron con un balazo en el pómulo que le quitó la vida.

Matan por rencillas

Doña Juana Alonso Hernández, de 70 años, madre de Heysel Román, entre lágrimas aseveró que todos los atacantes son habitantes del mismo barrio y pertenecen a la pandilla “Los Puenteños”. “Ellos (los delincuentes) vinieron y abrieron la puerta de la casa, lanzaron escopetazos y desbarataron todo, no sé porqué hicieron eso, ya que aquí yo no he criado pandilleros ni tengo nada, esto es una injusticia y siempre la Policía suelta a toda esta gente… mi hija (Heysel) dice que ellos querían matar a su hija chiquita (de 6 años de edad), pero ella se metió y por eso le pegaron el escopetazo en su canilla”, relató doña Juana. Daysi Flores, de 20 años, hermana del joven fallecido, recordó que hace tiempo un delincuente del barrio conocido como el “Tang” intentó agredir a una de sus hermanas, por lo que el ahora occiso intervino y desde ese momento se declararon enemigos. “Nosotros presumimos que el ´Tang´ tuvo algo que ver en la muerte de mi hermano… creemos que él le pagó a los pandilleros para que le hicieran eso a mi hermano”, dijo Flores.

Actualmente, la subdelegación policial del barrio cuenta con 11 policías que recorren y patrullan las calles del sector, quienes, según los pobladores, no son suficientes para contener la violencia que allí existe.

END