LAS BELLEZAS DE LAS CASCADAS DE MATAGALPA

Uno de los espectáculos naturales con los que cuenta Matagalpa, departamento caracterizado por sus tierras fértiles y paisajes llenos de vegetación, son las cascadas que para muchos —incluidas las familias locales— han permanecido inexploradas. Los saltos de agua no dejan de sorprender a quienes tienen la oportunidad de visitarlos. Varios son los proyectos de emprendedores locales están siendo respaldados por el Gobierno a través del Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR) para ayudar a descubrir tanto a nacionales como extranjeros, estos paisajes que parecerían ser producto de las imaginaciones más creativas. En el municipio de San Ramón, entre las montañas que se bañan de la luz que cae del cielo, se esconde la cascada de San Jorge, una vertiente de agua que cae libre durante unos 25 metros de altura entre una vegetación que no ha sido manipulada por el hombre. El sendero accidentado por el que se tiene que descender con cautela entre los árboles tapizados de musgo y enredaderas constituye en sí mismo una aventura que resguarda como recompensa el espectáculo que produce relajación y frescura. CASCADA FINCA SAN RAMON, COMARCA LA CORONA EN YASICA SUR3 Este lugar se encuentra en la comunidad La Corona de Yasica Sur y es parte de la finca de FélixRodríguez, quien ha decidido compartir su tesoro con la comunidad y con todo aquel que desea visitar el sitio. “Aquí encuentran un lugar turístico dentro de mi finca y gracias a Dios, también al apoyo de nuestroFrente Sandinista, hemos tenido el apoyo incondicional de nuestro gobierno municipal y no digamos de nuestro gobierno central que está preocupado para promover estos lugares turísticos que nunca habían sido descubiertos”, manifestó. Rodríguez comentó que los turistas se muestran sorprendidos indudablemente por la cascada, pero también expresan su agrado por su entorno bien preservado. “Ese es nuestro propio objetivo: que la gente vaya entendiendo también que el objetivo nuestro es que nuestro medio ambiente sea protegido a como quiere nuestro gobierno central”, exteriorizó. En la finca de Félix los turistas también pueden gozar con total seguridad de un recorrido por los sembradíos de nancite, cítricos, cacao y café, además de interactuar el ganado que se pasea en la propiedad. Un escenario similar, pero con una historia mística de trasfondo, es la Cascada Blanca, ubicada en la frontera de los municipios San Ramón y Matagalpa. 1411610110_casca Yasica y Yaguare, una pareja de hermanos miembros de una tribu local que compartían un amor prohibido, iniciaron con su sacrificio la leyenda de amor que reviste de una espiritualidad particular la formación que —según se dice— fue producto del impacto de un meteorito hace miles de años. Entre las hileras de rocas los ojos curiosos pueden interpretar rostros humanos y de animales que parecen querer contar con desesperación la historia que ha quedado sellada en la Cascada Blanca. Hoy esta es la propiedad de Victor Veizaga, un hombre ya entrado en años, con una paz espiritual casi sacerdotal, pero con la condición física propia de quien ha respetado su cuerpo y mente como un templo para el alma. Veizaga, originario de Bolivia pero enamorado de Nicaragua desde hace 20 años, ha dedicado este tiempo a construir un sendero y un hotel con instalaciones capaces de recibir a cantidades masivas de personas, atendiéndoles siempre con la amabilidad con la que se recibe a un amigo cercano. Uno baja estas gradas y cada paso que da es como que va bajando a un templo sagrado. Ahí está el templo sagrado, la fosa sagrada, el sendero del amor. Esta es toda una leyenda entre la realidad y lo que fue aquí”, comentó acomodado en una mesa de madera y luciendo su característico sombrero que lleva una cinta con el nombre del país en el que conoció el amor. El 19 Digital