ALLISON MOLINA DENUNCIA AL DR PÁRAMO POR NEGLIGENCIA MÉDICA

El día que Lizandra Rodríguez murió, David Páramo tenía una cita en la Fiscalía. El 17 de junio a las 08:00 de la mañana, este cirujano plástico debía presentarse en el Distrito II del Ministerio Público para responder a una denuncia por mala praxis. Páramo no llegó y justo una hora antes de esa cita, ingresó a Rodríguez al quirófano, a la camilla y a la cirugía estética en la que la joven falleció.
Allison Molina, de 26 años, era con quien el doctor Páramo se encontraría ese día. En julio de 2014, él le practicó a Molina un aumento de senos que presuntamente derivó en una complicación pulmonar. Según la acusación, Páramo le perforó el tórax y la pleura (la membrana que recubre los pulmones). Al día siguiente, Molina se desmayó y llegó a emergencias con dificultades para hablar y respirar. Había pagado 2 mil 500 dólares por la operación. Por una que casi la mató. Ella denunció al cirujano, pero el caso se congeló. Después de exámenes físicos y psicológicos, y a casi dos años del procedimiento, el doctor no está acusado formalmente. El único paso que la justicia nicaragüense ha dado fue enviarle a su consultorio la citatoria para que se presentara el viernes pasado a mediación. Él no se presentó. Y Páramo tendría al menos una semana para justificar su ausencia, le dijo la fiscal adjunta a Molina. Cuando el caso de Lizandra se coló en las redes sociales, Allison habló. Fuente : Confidencial