MADRE DE JOVEN ASESINADA PRESINTIÓ EL CRIMEN

None
Carmen Crespo relata que tuvo un mal presentimiento el mismo día que su hija, Ángela Verónica Crespo fue asesinada por negarse a sostener relaciones sexuales con Silvio Mayorga y cuyo cuerpo fue abandonada en un cauce en el Barrio San Judas. "Fue algo que jamás había sentido, solo quería estar sentada, aunque después me puse de rodillas a la orilla de mi cama y me puse a orar para que Dios cuidara a mi hija" recuerda la adolorida madre. Según Crespo, el domingo que Ángela Verónica salió y dijo  "ya regreso, no dilato", ella soñó que su hija se bañaba en agua sucia. El sentimiento de preocupación, angustia y zozobra le despertó la necesidad de salir a buscarla, entre llantos le expresó a sus otras hijas el deseo de ir a buscarla, pero solo procedió a rezar para que a su hija no le pasara nada. Ángela Verónica Crespo falleció esa misma noche de domingo en el barrio San Judas. Su asesino, Silvio Mayorga le dio con un ladrillo en la cabeza, golpe que le privó de la vida. Las razones que el hombre tuvo, según la Fiscalía, fue la negativa a sostener relaciones sexuales. El cuerpo de la hoy occisa fue envuelto en bolsas negras dos días después de su muerte y fue depositado en un cauce del mismo barrio.    

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ