“SUEÑOS DE BIRRETE”, UNA HISTORIA QUE HAY QUE SEGUIR CONTANDO

  • Por: Sofía Paz
¿Y si alguna vez me hubiera tocado desnudar mis pies para cruzar un río, caminar por el lodo y la tierra durante dos horas para llegar a mi escuela? ¿Llenar mi mochila de sueños borrosos y de expectativas acerca de un futuro mejor…? ¿Si me hubiera tocado sentarme en un pupitre viejo, dentro de cuatro paredes de madera? Donde los rayos del sol penetran y alumbran mi cuaderno cuando me dictan las clases. ¿Qué habría sido de mis aspiraciones si hubiese sido yo la que se desarrollaba en una escena llena de limitantes en la educación? Sueños de Birrete es un documental que relata cuatro historias que reflejan distintas aristas sobre la calidad de la educación en Nicaragua, y que nos permiten discernir lo que muchos ignoramos: lo que significa ir a la escuela para muchos jóvenes nicaragüenses, los sacrificios que implica sobrevivir a los sinsabores del sistema educativo. 2 Caminos para ir a la escuela de Virginia y Damaris/ Captura de pantalla Virginia y Damaris son dos jóvenes campesinas de Matagalpa que se despiertan muy de madrugada para emprender un viaje de dos horas para asistir a clases, con la esperanza de que podrán transformar el rumbo de su difícil andar. 3 Escuela de Virginia y Damaris / Captura de pantalla También está Keryms, una joven que quiere ser Ingeniera de Sistema, una meta que le ha hecho tragar amargo. Ha andado por caminos académicos sinuosos, producto de un sistema educativo poco favorable para estudiantes como ella, que quizá necesitan una orientación más especializada. Esa carencia le ha hecho reprobar el examen de admisión por segunda vez consecutiva. Pero no ha bajado la guardia y sigue luchando por lo que quiere. 4 Keryms en clases de reforzamiento para aprobar el examen de admisión a la universidad / Captura de pantalla Finalizar el bachillerato y quedarse “en el aire”, sin estudiar, porque no clasificó en la universidad; ver a su madre emigrar para que la economía familiar no colapse, quedarse a cargo de sus dos hermanitas menores y su ya anciana abuela, son situaciones que enfrenta Keryms. 5 Jefferson es un niño que sobresale en medio de sus dificultades académicas / Captura de pantalla El último caso que se presenta es el de Oliver, un joven ejemplar, quien ha recibido el acompañamiento de su madre en cada etapa de su enseñanza, lo que le permitió ser uno de los mejores alumnos, y después del bachillerato, pasar con excelentes notas el examen de admisión y clasificar en la primera opción que eligió como carrera en la universidad, donde se mantiene entre los mejores. La ayuda de su madre ha sido fundamental en su formación, pues, el acompañamiento de los padres durante el proceso de enseñanza es clave para marcar diferencia. 6 Oliver logró aprobar el examen de admisión con una de las mejores calificaciones / Captura de pantalla Vivimos en un sistema educativo que se ha especializado en hacer cada generación, más decadente que la anterior. Las puertas de las escuelas se abren a diario, pero, ¿estamos realmente aprendiendo? Los nicaragüenses, cargamos con la gran paradoja que en muchas situaciones la educación gratuita, resulta más cara, que si lo hubiésemos pagado. El sistema educativo mantiene una dieta enfermiza que nos limita a ingerir los nutrientes que verdaderamente necesitamos para preparar a los y las estudiantes para un “mejor futuro”. Elaborar un esquema de posibles soluciones es un acto que llama a la participación general del país, las instituciones privadas, públicas, vos y yo, a todos nos compete poder lograr que Nicaragua comience a dar pasos interesante que la coloquen donde necesita estar. Es hora de abrir un camino permisivo en donde alcancemos todos para montar un escenario donde seamos el protagonista de nuestros propios cambios, de tal manera que nos sintamos corresponsables de lo que sucede en nuestras aulas de clases y poder contribuir a la transformación. Si te ha despertado la curiosidad de conocer más a fondo estas historias sobre la calidad de la educación en Nicaragua, te comparto el enlace de “Sueños de Birrete”.