Al menos ocho muertos, entre ellos un bebé, en las protestas en Nicaragua

Según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), siete víctimas se han registrado en Managua y otra en Masaya.
Fotografía: EFE

Al menos ocho personas, incluido un bebé de 14 meses, han muerto en las operaciones policiales y paramilitares de ayer sábado en Nicaragua, en una nueva represión contra los opositores al presidente nicaragüense Daniel Ortega.

Según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), siete víctimas se han registrado en Managua y otra en Masaya. 

En la noche del viernes al sábado, y durante ocho horas, las fuerzas del orden y los grupos paramilitares lanzaron un ataque contra estudiantes atrincherados en las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), así como en seis barrios de la capital, según el testimonio de los estudiantes, confirmado por los defensores de los derechos humanos.

«Nos atacan desde la una de la madrugada (...) También hay francotiradores, estamos en las barricadas», testificó un joven, con el rostro enmascarado por un pañuelo en la cabeza, en una transmisión en vivo en Facebook, donde aparece en una trinchera con otros jóvenes mientras se escuchan disparos. «Disparan a matar, están masacrando a la gente, a los jóvenes, estamos sitiados, es una guerra desigual», agregó. Además de las víctimas mortales, quince estudiantes resultaron heridos.

Una bala perdida

Además, un bebé fue fatalmente alcanzado por una bala perdida en otro vecindario. «La policía disparó, lo vi: eran policías y comenzaron a disparar (...) Estoy esperando que se haga justicia», dijo la madre del niño, Karina Navarrete. En un video, la Policía culpó de la muerte a los «delincuentes» que ocupan los barrios.

La Conferencia Episcopal Nicaragüense (CEN), que ha trabajado desde el comienzo de la crisis para mantener un diálogo entre el gobierno y sus oponentes, movilizó una delegación de cuatro sacerdotes para evaluar la situación. «En nombre de Dios, pedimos que cesen estos ataques, que esta ola de violencia cese, que los muertos se detengan», dijo el padre Raúl Zamora.

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y presidente del CEN, pidió al gobierno y a los grupos armados legales e ilegales que no abran fuego. Nadie debería «apuntar su arma para quitarle la vida a un hermano», dijo.

 

Una coalición de grupos de oposición de la sociedad civil, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, ha llamado a «todos los sectores de la sociedad a observar una huelga de 48 horas» en los próximos días. Una huelga general ya había paralizado Nicaragua el 14 de junio.

La Iglesia llama al presidente Ortega a celebrar elecciones generales anticipadas en marzo de 2019, en lugar de fines de 2021. El ex guerrillero de 72 años, que ha estado en el poder desde 2007 después de haber hecho lo propio desde 1979 hasta 1990, permanece en silencio sobre este punto.

«La acción represiva del Estado ha causado la muerte de al menos 212 personas el 19 de junio y 1,337 heridos», dijo el viernes la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que también informó de que más de 500 personas habían sido detenidas en el país.