"Le pido a CIDH que quite masacre en Nicaragua", clama niño sobreviviente de Batahola Norte

“Nos fuimos a jugar chibola, de repente entraron cuatro Hilux, andaban armados, encapuchados y con máscaras, entonces salimos corriendo y ellos dijeron ‘quédense quietos’, pero nadie les hizo caso y salimos corriendo. A mí me persiguió uno y me dijo ‘tirate al suelo te voy a matar’”, relató.
Niños que fueron atacados por paramilitares
Leticia Gaitán

El niño de iniciales J.M.G.Z de 10 años, sostiene que fueron paramilitares quienes dispararon contra ellos y les dijeron tírense al suelo sino los matamos, la tarde del 25 de junio en el parque de Batahola Norte, en Managua.

El menor fue perseguido por un paramilitar y este le dijo que se tirara al suelo que lo iba a matar, gracias a Dios, el sujeto no le disparó y se alejó de él, sin embargo, su hermano de 13 años sí fue herido en la pierna.

“Me siento un sobreviviente, y yo le pido a la CIDH que quite toda esta masacre en Nicaragua y que terminen estas muertes”, expresó el niño.

El menor de 10 años, cuenta que él, su hermano y otros niños se encontraban jugando en el parque cuando cuatro camionetas Hilux llegaron con paramilitares encapuchados y armados, realizaron disparos sin importarles que en el lugar había niños indefensos.

“Nos fuimos a jugar chibola, de repente entraron cuatro Hilux, andaban armados, encapuchados y con máscaras, entonces salimos corriendo y ellos dijeron ‘quédense quietos’, pero nadie les hizo caso y salimos corriendo. A mí me persiguió uno y me dijo ‘tirate al suelo te voy a matar’”, relató.

El padre de los niños, Marvin José Gómez, se pregunta: ¿En qué atentan mis hijos al gobierno, en jugar?, si los parques se supone que los hicieron para que los niños jueguen, ese día me hirieron a mis hijos.

Además, denunció ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) el hostigamiento de parte de grupos paramilitares quienes atentaron contra la vida de niños.

“Ayer anduvieron dos policías de civil, fueron al parque, tomaron fotos. Por la tarde me di cuenta que llegaron las patrullas y se llevaron dos jóvenes, da la casualidad de que uno de los jóvenes estuvo platicando conmigo, porque yo anduve haciendo averiguaciones por dónde entraron y cómo dispararon; y con el otro también estuve platicando”, declaró.

Al respecto, Braulio Abarca, del CENIDH, señaló que le darán información de este caso al Alto Comisionado de las Naciones Unidas, al Comité de Derechos de Niños, y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“Exigimos al Estado de Nicaragua que cese inmediatamente todos los actos de represión y de hostigamiento contra las familias nicaragüense, contra la niñez nicaragüense, y de la población civil desarmada”, dijo Abarca.