EEUU detendrá a los funcionarios del régimen de Ortega que autorizan la violencia

Foto: AP

La Casa Blanca de Estados Unidos emitió una declaración en la que condena enérgicamente la violencia en Nicaragua y los abusos contra los derechos humanos cometidos por el régimen de Ortega en respuesta a las protestas.

Estados Unidos señala que está demostrando que detendrá a los funcionarios del régimen de Ortega que autorizan la violencia y los abusos mediante sanciones como la Ley Global Magnitsky aplicada ya a Francisco Díaz, Fidel Moreno y Francisco López. “Estos son un comienzo, no un final, de posibles sanciones”, dice la publicación.

La declaratoria indica que el régimen de Ortega a etiquetado falsamente como "golpistas" y "terroristas" a los manifestantes que han sido encarcelados, torturados o que han desaparecido. “El presidente Ortega y la vicepresidenta Murillo son los únicos responsables de los parapolicías progubernamentales que ha embrutecido a su propio pueblo”.

“Estados Unidos apoya al pueblo de Nicaragua, incluidos los miembros del partido sandinista, que piden reformas democráticas y el fin de la violencia. Las elecciones libres, justas y transparentes son la única vía hacia la restauración de la democracia en Nicaragua. Apoyamos el proceso de Diálogo Nacional dirigido por la Iglesia Católica para negociaciones de buena fe”, dice la publicación.

Entre otras medidas de la administración del presidente Donald Trump, también está revocando o restringiendo las visas de funcionarios nicaragüenses y sus familias cuando esos funcionarios han sido responsables de la violencia policial contra manifestantes y autoridades municipales, que han apoyado la violencia parapolicial progobierno o cuando han impedido que las víctimas reciban atención.

Además, la administración Trump ha pedido la devolución de los vehículos donados a la Policía Nacional de Nicaragua que han sido utilizados para reprimir violentamente las protestas pacíficas, y ha cortado las ventas y donaciones de equipos que las fuerzas de seguridad de Ortega podrían usar indebidamente.

También, Estados Unidos ha anunciado una ayuda adicional de $ 1.5 millones para continuar respaldando la libertad y la democracia en Nicaragua, proporcionando un salvavidas crítico para la sociedad civil, las organizaciones de derechos humanos y los medios independientes actualmente amenazados por el régimen de Ortega.

“Estamos trabajando con socios regionales para emitir una declaración de apoyo al pueblo de Nicaragua en la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y para aprobar una resolución en la OEA condenando la violencia, apoyando el trabajo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Derechos humanos para investigar la violencia y promover elecciones anticipadas”, continúa la declaratoria.

Finalmente, Estados Unidos expresa que continuará monitoreando de cerca la situación en Nicaragua y trabajará con la comunidad internacional para imputar a los responsables de la violencia.