Paramilitares orteguistas se infiltran en Costa Rica

Los sujetos que se presumen son paramilitares engañan a las personas para llevarlos a la frontera y ponerlos en manos de la Policía Nacional
Foto: Isaac Villalta/Diario Extra

Un grupo de hombres arribó a Costa Rica y se infiltró entre los cientos de refugiados nicaragüenses que permanecen todo el día en el parque La Merced en San José, donde los engañan para llevarlos nuevamente hasta la frontera norte y los ponen en manos de la Policía Nacional. 

Los sujetos que se presumen son paramilitares los abordan ofreciéndoles trabajo en construcción para los hombres y de servicios domésticos para las mujeres, así como domicilio y una vez que los convencen los montan en vehículo para llevarlos a una vivienda donde permanecen retenidos.

Fuentes confidenciales mencionaron a DIARIO EXTRA que permanecen un día y luego los trasladan a un punto ciego del cordón fronterizo donde los esperan oficiales nicas quienes los llevan presos a zonas desconocidas, allí los amenazan, torturan y violan por considerarlos traidores de la patria. 

Medea Ortiz Rocha, es una líder de alrededor de mil nicaragüenses que pasan horas en el parque donde llegan a dejarles comida y vestido. “Tenemos infiltrados de Daniel Ortega que quieren llevarse a la gente, los visualizan y les toman datos para dar información en Nicaragua y persuadir a su familia, manejamos que a tres de ellos se los llevaron luego de ofrecerles trabajo”, manifestó la dirigente.

Agregó que “ellos andan desesperados porque tienen familia en Nicaragua y la necesidad los hace caer, los desaparecieron, no sabemos donde los tienen los paramilitares, tenemos muchachas que han sido violadas”.

Ortiz informó que están coordinando con Migración, con las empresas constructoras y con el Seguro Social para generar una fuente de empleo. 

“Agradecemos la ayuda del pueblo tico, los policías nos vigilan y si sabemos algo se los informamos, la mayoría de los que estamos aquí venimos de pueblos, todos nos conocemos y sabemos quienes estuvieron en los tranques (bloqueos).

Se han atendido más de mil personas, algunos sacerdotes, un colegio privado y civiles nos dan comidita, regalan ropa mientras esperamos que la situación mejore en nuestro país”, acotó. 

Viva o muerta

Una joven que logró escapar de las garras de los paramilitares narró a DIARIO EXTRA lo vivido en lo que considera un infierno. “Un día después (20 de abril) que empezó la lucha de estudiantes en Managua, me dio mucho coraje ver que unas universitarias que recogían víveres fueron golpeadas y no las dejaron continuar su labor, por lo que empezamos las marchas pacíficas”. 

Agrega la joven que cada vez se suman más a la lucha ante el coraje de ver morir tanta gente. “Nos alegramos cuando empezó el diálogo nacional, los medios de comunicación están politizados, solo dos son independientes y fueron clausurados por días”, recordó.

Esta mujer que por razones de seguridad no revelaremos su identidad, confesó que empezaron hacer tranques. “Tuvimos apoyo de la gente que nos llevaba comida, dinero para comprar la pólvora y métodos de protección para luchar contra los paramilitares, la juventud sandinista y la policía, que nos atacaron ferozmente, eran abastecidos de armas y municiones. Empezaron hacer masacres en todo lado, en un grupo nos comunicamos en todos los tranques del país, nos enterábamos cuando llegan las camionetas, no queremos seguir siendo reprimidos, vale más un carnet de sandinista a mil títulos que no le dan trabajo, luchamos por democracia”, recalcó.

Carne de cañón

Esta nicaragüense hace una pausa en su relato para secarse sus lágrimas al recordar como los policías abusaban de su gente. “Las mujeres son sacadas a la fuerza de sus casas y son violadas en grupo, les arrancan las uñas y las llevan a la cárcel de Chipote. Vaciaron mi casa, quebraron vidrios y si alguien estaba adentro se lo llevaban, gracias a Dios logré pasar la frontera”.

Continúa con su relato: “Corrí dos días por fincas aledañas a mi casa, aquí me siento segura, a pesar que en Nicaragua tengo mi familia que corre peligro, mis amigos me dicen que me andan buscando para matarme, vi morir a mi gente, no respetan nada”, recordó.

Trascendió que los paramilitares serían cubanos que los fines de semana llegan a sondear porque es cuando más gente llega al parque, inclusive se tiene conocimiento que hasta para ir al baño van en grupo.   

Por otra parte, manifestó que los coyotes cobran 35 mil colones por pasar la frontera con nicaragüenses a quienes dejan en Liberia, desde donde se desplazan hacia la capital en busca de trabajo y seguridad.

Por Manuel Estrada