Experto en seguridad: Ortega dejará inseguridad con paramilitares

Ante la “licencia” para matar, secuestrar y reprimir que el gobierno le ha dado a los paramilitares, el experto en seguridad, Roberto Cajina, expresó que será una “nefasta herencia” lo que dejará el presidente al pueblo de Nicaragua.

“El miedo realmente que debe tomarse en cuenta es lo que va a suceder cuando Daniel se vaya del poder y haya nuevas autoridades… qué va a suceder con las bandas paramilitares que ejercen violencia política criminal y que se van convertir en delincuentes comunes, que van a robar, secuestrar, asaltar… ese es el principal reto que las nuevas autoridades de Nicaragua enfrentarán”, cuestionó Cajina.

Amenaza con abrir fronteras al narcotráfico

No obstante, Daniel Ortega en entrevista a un medio estadounidense dijo que lo más “peligroso” de esta crisis –que responsabiliza a la derecha y a los Estados Unidos-  es el tema de la seguridad y estabilidad de Nicaragua, “que está determinada por la paz, y que está determinada, por lo tanto, por una economía estable”.

Y advirtió que “si eso intentan (Estados Unidos) romperlo, entonces lo que van a hacer es abrir y romper las fronteras, y abrir las fronteras entonces al narcotráfico, al crimen organizado, a las pandillas, porque Nicaragua ha sido el punto de contención de la presión que viene del norte hacia el sur”.

Por su parte, el especialista en temas de seguridad ciudadana se preguntó qué ha pasado -en todos meses de represión- con el tema de la incautación de drogas, un aspecto muy importante, pero por el momento no abordado por el gobierno, ya que los carteles usan Nicaragua como un puente para traficar droga.

“Han dejado libre ese espacio y se han concentrado en la represión política, y ese es un grave problema, incluso, para los Estados Unidos que para ellos desde su visión pragmática el interés es frenar el paso de la droga por el corredor Centroamericano hacia su país”, señaló Cajina.

Ortega terminó la entrevista diciendo que “si se rompe esta contención (que es Nicaragua), entonces aquí va a pasar tranquilamente el crimen organizado, el narcotráfico, las pandillas, que ya están penetrando en Costa Rica, y van a terminar ocupando también Panamá, y van a terminar, entonces, incidiendo en el Canal de Panamá, una ruta estratégica a nivel global”.

"Si toma las cifras de recaudación Honduras, Guatemala y El Salvador y comparas las incautaciones de drogas en Nicaragua y haces la resta te vas a dar cuenta que por Nicaragua pasa una cantidad de droga que llega al Salvador, Honduras y Guatemala que no es controlada en Nicaragua, esto me hace pensar que debe haber un mecanismo interno en el estado e instituciones nicaragüenses que permiten (que los carteles) tienen una especie de cabeza de playa, porque una parte de la droga transita vía aérea, tierra y marítima", subrayó Cajina.